Blog Ekev 18 de Av de 5780 בלוג עֵקֶב, י”ח אב, תש”פ

Esta porción Ekev con Vaetjanán, enfatiza los primeros tres de los Diez Principios que nuestro Creador dio a Moshé Rabenu en Har Sinaí. Estos diez Principios se dividen los tres primeros, como mitzvot (mandamientos), de los cuales aprendemos que el Creador existe como un Dios de la historia, que exige alianza consigo mismo solo y sin otros dioses y que Su Presencia, Su Nombre es único y no debe ser mal utilizado; el cuarto y quinto como juquim (estatutos) y los últimos cinco como mishpatim (juicios u ordenanzas). Las dos últimas divisiones de los Diez Principios se verán en los Parashot posteriores.

El Creador nos enseña recordándonos los errores que cometimos en el pasado únicamente para que podamos aprender de ellos y no repetirlos nuevamente. Él nos llama un “pueblo de dura cerviz” קְשֵׁה-עֹרֶף Qesheh-Oref porque tenemos muchos problemas para confiar en Él a pesar de que el Creador les prometió a nuestros antepasados, Abraham, Isaac y Jacob que Él se preocuparía por nosotros. Hasta el día de hoy, nunca ha vacilado; es el hombre quien es desleal, no Él. El Creador nos dio dones de libre albedrío y fe, pero debemos ponerlos en acción. No lo hará por nosotros. No quiere que dependamos de Él. El Creador no puede ser manipulado ni comprado. Es una idea pagana hacer algo por Él para que simplemente hagamos puntos o apaciguarlo; esto no es de la Torá. La única forma de llegar al Creador es hacer teshuvá.

Moshé le recordaba a esta generación que sus padres habían muerto en el desierto a causa de su miedo y los exhortaba a no tener miedo. ¿De qué tememos hoy cuando vemos a personas atrapadas en una sensación de histeria por esta pandemia? Si lo miramos a través de los ojos de la Torá, el Creador nos dice que sí, que es importante ser sabios para tomar precauciones, pero no paralizarnos por el miedo. ¿Alguna vez has traicionado al Creador por miedo porque no quieres ser juzgado por otros? No es fácil ser parte de Su pueblo y Su llamado, porque necesitamos hablar incluso cuando no queremos. Lamentablemente, el pueblo de Israel no quería ser un pueblo distinto, sino que prefería ser aceptado por las otras naciones. ¿Ha sido acusado de ser religioso, de mente estrecha o intolerante porque cree en la moral que se enseña en la Torá? Es nuestra responsabilidad hacer lo correcto. El Creador no nos castiga cuando fallamos, simplemente sufrimos las consecuencias de nuestro comportamiento. Nosotros, que somos fieles al Dios de Israel, debemos hablar en contra de la injusticia, incluso si no es popular. La mayoría silenciosa está permitiendo que gane la minoría corrupta. Israel fue elegido para ser luz para el mundo; la luz está destinada a ser vista, no podemos escondernos o huir de nuestro llamado.

¿Por qué el Creador recordaría repetidamente a la gente que los sacó de la tierra de Egipto? Es tan fácil para nosotros olvidar de dónde venimos. Muchos de nosotros hemos venido a Canadá como inmigrantes para encontrar una vida mejor para nosotros y nuestros hijos. Para la mayoría, en el momento en que nos sentimos bien, olvidamos de dónde venimos y por qué nos fuimos. Cuanto más cómodos nos sentimos, más egocéntricos tendemos a volvernos, pero el Creador nos advirtió, cuando engordamos, no lo olvidemos (Deuteronomio 8: 11-12), sabiendo que generalmente lo recordamos solo cuando lo necesitamos. El Creador quiere que le sirvamos cuidando a otros que son menos afortunados, la viuda, el huérfano y el extraño entre nosotros y que no lo usemos solo para nuestro beneficio. Algunas personas piensan que serán bendecidas porque lo sirven a Él, pero eso es ser utilitario. Deuteronomio 10: 12-20 habla de cómo amar a Dios y servirle… necesitamos circuncidar el prepucio de nuestro corazón. El corazón en hebreo representa conocimiento, voluntad, volición. El prepucio es una cubierta y quitarlo significa que estaríamos expuestos y mostraríamos a los demás quiénes somos. Él conoce nuestro corazón, nuestra intención, no podemos engañarlo ni sobornarlo. La hipocresía no tiene lugar en la vida de un verdadero seguidor del Creador. Hacer caridad o buenas obras no puede comprar a Él. El Creador no quiere que seamos esclavos de nadie ni de nada, ni siquiera de Él.

El verdadero amor es incondicional. Moshé quería enseñar a la gente a empezar a pensar en lo que podrían hacer por los demás en lugar de en lo que otros pueden hacer por ellos. Los niños dependen de sus padres hasta la edad adulta, cuando pueden comenzar a cuidar de sus padres. Esto es porque nos dieron la vida. Los israelitas habían dependido totalmente del Creador durante los 40 años en el desierto; ahora tendrían que ser independientes. La Torá nos enseña la importancia de no desarrollar una mentalidad dependiente y de poder discernir entre lo correcto y lo incorrecto, eligiendo y haciendo lo correcto para nosotros y los demás. ¿Qué haces con todo lo que aprendes de las Escrituras? ¿Aplicas los principios en tu vida? Amar al Creador significa identificarse con Él, servirle, que es una palabra de acción; no se trata de ser más santo que otros, ¡sino de hacerlo!

Qué es importante recordar y no olvidar, de dónde vienes para que puedas crecer y cambiar de mentalidad. Poco a poco hay que lidiar con tu pasado, aunque tus seres queridos te acusen de traicionarlos. Cuando descubrimos al Creador, podemos usar experiencias pasadas para crecer y vivir lo mejor posible hoy.

El Creador no es nuestro igual. Hay un término “la familiaridad engendra desprecio” pero que nunca puede aplicarse a Él; debemos ser reverentes con Él. Esta parashá nos está enseñando a no tener miedo de otros, que debemos limpiar nuestro corazón del pasado para que podamos ver claramente nuestro camino. Necesitamos tener una relación honesta con el Creador y ser limpios ante Él. ¿Tienes claro de dónde vienes y dónde estás ahora? ¿A qué le tienes miedo?