Blog Shoftim 2 Elul de 5780 תש”פ בלוג שֹׁפְטִים, ב’ אלול

Parashá Shoftim שֹׁפְטִים comienza con el nombramiento de jueces, shoftim שֹׁפְטִים y oficiales, shotrim שֹׁטְרִים (también policías o líderes) suplicándonos que busquemos siempre la justicia… “צֶדֶק צֶדֶק, תִּרְדֹּף Justicia, justicia, debes perseguirla”. Este sentido de justicia se encuentra profundamente dentro de la neshamá judía, el alma. Los jueces y líderes de nuestra comunidad debían ser nombrados entre nuestra propia gente, entre quienes nos conocían, no ningún extranjero. Según nuestros sabios, cada uno de nosotros tiene siete puertas: dos ojos, dos oídos, dos fosas nasales y una boca. Necesitamos colocar jueces y oficiales sobre ellos para proteger lo que vemos, oímos, olemos y decimos. La justicia siempre comienza en casa. Tenían que juzgar con justicia. Esto es especialmente aplicable hoy en día, cuando vemos jueces y líderes, la mayoría de los cuales son corruptos, vendidos a las ideologías de la política, sociológica y teológica correcta. La palabra juez en la Torá es equivalente a la palabra “Elohim” porque debían emular al único Juez verdadero y justo, nuestro Boré Olam. Los jueces necesitaban llevar a cabo una “justicia ciega”, no hacer preferencias por raza, credo o situación económica. Siempre se necesitaban dos o tres testigos antes de condenar a alguien por un delito; no podría ser solo un testigo (observe la palabra “echad – אֶחָד”) que fácilmente podría ser sobornado o perjudicado. Tú y yo, como jueces, tenemos la capacidad de interpretar las Escrituras según nuestro propio entendimiento, por eso es tan importante estar en comunidad, para buscar el equilibrio en nuestro juicio. Debemos ser extremadamente cuidadosos antes de emitir un juicio sobre alguien más basándonos en rumores, como vemos que se hace constantemente en los medios.

Los shotrim, los que hacían cumplir la ley, tenían que asegurarse de que la sentencia se cumpliera. Dentro del sistema legal actual existe lo que se conoce como “precedente”. Esto, en mi humilde opinión, ha hecho mucho daño a la justicia. Cada caso debe ser juzgado por sus propios méritos y circunstancias, no por lo que se decidió en un caso anterior. Eso hace que sea fácil tergiversar la verdad. Estamos en una batalla entre el humanismo, donde el hombre está entronizado como dios, y la creencia en el Creador como el único Dios. La mayoría cree que ya no necesitamos un Creador, que podemos hacer todo por nuestra cuenta. Eso nos hace muy egocéntricos hasta el punto que nos aislamos y no buscamos la opinión de los demás. La mentalidad de la civilización occidental enseña que el mundo existe para mi beneficio personal, hoy repleto de un sentido de derecho. El judaísmo bíblico enseña que hemos sido creados con un propósito, a fin de servir al bien mayor de la comunidad. La mayoría de las religiones han evolucionado hacia una mentalidad egoísta: ¿Cómo puedo salvarme? ¿Cómo puedo hacerme rico? ¿Cómo puedo curarme? Etc.

Esta porción Shoftim presenta otros oficios: rey, sacerdote y profeta, que combinados con los jueces y oficiales pintan un cuadro de una persona futura, un Mashíaj, un ungido, que ocupará todos estos cargos.
Aunque el Tanaj no nos da una definición clara, en el judaísmo han surgido muchas ideas sobre el Mashiaj y ha habido muchos mashiajs en la historia del judaísmo. Pero tenemos en el duodécimo Principio de Maimónides como parte de nuestra fe: “Creo con perfecta fe en la venida del Mesías. No importa cuánto tiempo tarde, esperaré su llegada todos los días. אֲנִי מַאֲמִין בֶּאֱמוּנָה שְׁלֵמָה, בְּבִיאַת הַמָּשִׁיחַ, וְאַף עַל פִּי שֶׁיִּתְמַהְמֵהַּ, עִם כָּל זֶה אֲחַכֶּה לּו בְּכָל יום שֶׁיָּבוא. Algunas personas consideran al Mashíaj como una ilusión, alguien que los salvará en tiempos de coacción. Nuestros profetas describen un mashiaj como si tuviera características claras pero una cosa de la que podemos estar seguros… cuando nuestra gente está en problemas, nuestro Creador siempre viene a nuestro rescate. PERO mientras esperamos, no podemos simplemente sentarnos cruzados de brazos, rezar y esperar que las cosas cambien; tenemos que hacer algo para ayudar a traer Tiqqún Olam – תיקון עולם, la Reparación del Mundo. Nuestro Creador es nuestro socio, pero no hará lo que podemos hacer; tenemos que hacer nuestra parte. ¡El que no trabaja, no come! Con la libertad (jerut – חֵרוּת) viene la responsabilidad (ajarayut – אַחֲרָיוּת). La comunidad judía ayuda a otros ayudándolos a iniciar un negocio o aprender un oficio para que puedan ser independientes, no depender de otros.

Necesitamos aprender a juzgarnos a nosotros mismos y no caer en la trampa de ser más santos que tú, donde solo nosotros tenemos la verdad. No saquemos conclusiones precipitadas ni juzguemos una situación únicamente por lo que creemos que vemos o que podamos haber escuchado, sino que verifiquemos lo que realmente sucedió. Entonces podremos hacer un juicio justo. No espere que el cielo u otros resuelvan sus problemas; necesitas trabajar en ellos. Es importante que aprenda a conocerse a sí mismo; ahí es cuando puedes conocer a otros. No puedes ayudar o ser bueno para los demás a menos que te hayas ayudado a ti mismo o hayas sido bueno contigo mismo. Esa es la suma total de los Diez Mandamientos. Los dos centrales, cuatro y cinco son la bisagra y nos involucran personalmente. Así es como podemos ser luz para las naciones, Ohr l’goyim. A nadie que prefiera vivir en un rincón oscuro le gusta que la luz le ilumine. No estamos llamados a juzgarlos; estamos llamados a rescatarlos. Actúa, habla en contra de la injusticia (Prov. 31: 8-9), no te quedes al margen e ignores estas poderosas Palabras de nuestro Creador. Ahora estamos comenzando el mes de Elul cuando nos preparamos para los últimos tres Moedim (Festivales), Yom haTeruah, el Día de Soplar el Shofar, Yom Quippur, el Día de la Cubertura de Dios, que termina con Jag Succot, la Fiesta de las Cabañas. Nos recuerdan cómo le hemos fallado a nuestro Creador aunque Él nunca nos falla. Es el momento de comenzar a escudriñar nuestro corazón como está escrito en el Salmo 139: 23-24: “Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos. Y mira si hay en mí camino de perversidad y guíame por el camino eterno”.