Blog Shelaj Leja 28 de Sivan de 5780 בלוג שְׁלַח-לְךָ, כ”ח סיון תש”פ

Hay un par de “ideas de oro” que podemos obtener de esta porción, Shelaj. Moshé envió a un jefe de cada una de las doce tribus, líderes respetados por la gente para verificar la tierra a la que estaban a punto de entrar. Les dio instrucciones muy específicas sobre qué hacer y dónde ir. Cuando regresaron después de 40 días, en lugar de informar a Moshé en privado en su tienda, expresaron sus sentimientos ante todos. No solo eran extremadamente miedosos, sino que también eran muy negativos y convencían a la gente de que tomar la tierra sería imposible. Inmediatamente, Caleb gritó que podían hacerlo con la ayuda de nuestro Dios Todopoderoso. Sin embargo, la gente lloró de miedo, quejándose de que querían regresar a Egipto en lugar de recordar todo lo que el Creador había hecho por ellos en los últimos dos años.

Solo dos hombres se mantuvieron firmes junto a Moshé: Caleb y Yehoshua (Josué). El resto de esa generación pasaría los próximos 38 años en el desierto, un total de 40 años. Caleb era hijo de Yefunneh, un kenezita, un gentil; no era descendiente de Abraham Avinu. Qué hermosa imagen del verdadero Israel. Nos muestra que no se trata de ser un “sangre azul”; más bien es un llamado. El Creador nos llama; no lo llamamos, pero debido a que tenemos libre albedrío, tenemos el derecho de aceptar o rechazar su llamado en nuestras vidas. Este Caleb no israelita, aunque era extranjero, se convirtió en el príncipe de la tribu de las tribus, Judá. Un gentil, Caleb y un israelita, Josué de la tribu de Efraín, serían los dos únicos en entrar en la Tierra Prometida, de la generación que salió de Egipto.

¿Por qué estos diez príncipes prestigiosos traerían un informe tan negativo a la gente? En mi humilde opinión, cuanto más acumulamos en este mundo, más prestigio, riqueza u otras cosas, más miedo tenemos de perder lo que tenemos. Por eso los hombres más jóvenes fueron enviados a ir a la guerra; tienen poco que perder y rara vez temen a la muerte. Cuanto más envejecemos, más tememos la pérdida y la muerte. Moshé podría haber estado mejor eligiendo hombres más jóvenes, pero tal vez pensó que los demás no los habrían escuchado. Obviamente no tuvo en cuenta las consecuencias de que regresaran con un informe negativo.

Vivir con miedo tiene efectos paralizantes en nosotros. Podemos ver cómo el miedo ha superado a la mayoría de la población durante esta pandemia. Están inmovilizados y permiten que sus líderes hagan lo que quieran mientras se salven sus vidas. Son casi como esclavos que obedecen a sus amos con todo el sentido común perdido. Caleb y Josué dijeron: “¡Vámonos porque Dios está con nosotros!” En la porción de la Haftarah, Josué había aprendido esta lección y envió solo dos jóvenes guerreros a Jericó. Rahab dijo que la gente tenía mucho miedo de los israelitas porque sabían que Boré Olam estaba con ellos. Si vivimos solo con miedo, nos sentiremos impotentes, pero si confiamos, podemos avanzar en nuestras vidas. ¿Vives con miedo o estás esperando las posibilidades de los días por venir? ¿Estás jubilado y solo estás esperando morir o siempre estás buscando un nuevo proyecto y algo nuevo que aprender? Mientras haya vida, hay esperanza. Con la edad viene la sabiduría con la que podemos ayudar a los demás al ser una guía para la generación más joven. Si los jóvenes son inteligentes, aprenderán de las experiencias de vida de los ancianos.

Otro principio muy importante para nosotros hoy se encuentra en Bamidbar 15: 13-16. Hay quienes dicen que la Torá es solo para judíos, mientras que los gentiles solo necesitan observar las siete leyes de Noé, pero Bamidbar 15:16 es muy claro: תּוֹרָה אַחַת וּמִשְׁפָּט אֶחָדיִהְיֶה לָכֶם, וְלַגֵּר, הַגָּר אִתְּכֶם “Una Torá y una ordenanza (mishpat) serán tanto para ti como para el extranjero” ger “que vive entre ustedes”. Somos iguales, extranjeros y nativos de la tierra. Esto es lo que Caleb y Josué nos están enseñando. El pueblo de Israel está formado por judíos y gentiles, pero no todos están llamados a ser parte de Israel. Hay muchos gentiles que piensan que este llamado significa que tienen que ser más judíos que los judíos. Nadie necesita demostrar que son parte de Israel a nadie. El Creador sabe quién le pertenece, porque Él te ha llamado.

Los últimos versos del capítulo 15 hablan del tzitzit, las franjas hechas de hilo blanco y azul. Se han formulado muchas reglas y regulaciones sobre la longitud y el color del tzitzit que no se encuentran en la Torá. En el análisis final, la multitud de reglas religiosas agregadas a la Torá hace que la gente deje de querer tener una relación con el Creador. La verdadera compasión y amor por nuestro prójimo es mucho más importante para el Creador que una actitud de ser más santo que tú. Un corazón recto es daltónico y tiene amor y compasión por los demás. Las acciones hablan más claro que las palabras. Los tzitzit están destinados a ser usados en el interior como un recordatorio personal de quién es el Creador; no afuera para mostrar a los demás lo religiosos que somos. El Creador conoce nuestros corazones, nuestras intenciones, y su presencia se refleja en nuestro comportamiento. Ser humano no se trata de ser perfecto; todos nuestros héroes en la Biblia eran imperfectos. El verdadero Israel kosher no se trata de lo que comes o vistes; se trata de cómo vivimos, cómo tratamos a nuestro prójimo; debemos “amar a tu prójimo como a ti mismo”. Eso está trayendo verdadera gloria al Creador. Así es como se viven los Diez Mandamientos.