Blog Mishpatim 27 de Shevat de 5780בלוג מִּשְׁפָּטִים, כ”ז שבט תש”פ

No puedo repetir lo suficiente que la Torá es un libro de principios para que vivamos; no es un libro de reglas y regulaciones que tienden a esclavizarnos en lugar de darnos la libertad que Boré Olam quiere para nosotros. Esto se demuestra claramente en Parashá Mishpatim, que significa juicios. Según mi entendimiento, son la aplicación de los Diez Mandamientos para ayudarnos a tomar las decisiones correctas y escoger lo mejor para nuestras vidas. En esta parte podemos leer 53 de estas aplicaciones, que nos enseñan nuestras obligaciones hacia nuestros prójimos. Mientras lees los juicios, te desafío a ver si puedes encontrar a cuál de los Diez Mandamientos se refieren. Por ejemplo, Mishpatim comienza con la esclavitud que describe qué hacer si tienes un esclavo o sirviente hebreo. El primer mandamiento es: “Yo soy YHVH tu Dios que te sacó de Egipto, de la esclavitud”. Nuestros Sabios nos dicen que si tienes un esclavo, él se convierte en tu amo, ya que debes cuidarlo mejor que tú mismo. En la historia del esclavo que elige permanecer “para siempre” con su amo, el Creador nos está mostrando la mentalidad de esclavitud cuando elegimos estar subordinados a un humano en lugar de confiar en Él. (“Por siempre” aquí significa hasta el año del Jubileo).

Éxodo 23: 1 nos dice: “lo tisha shema shav: לֹא תִשָּׂא, שֵׁמַע שָׁוְא No darás un falso rumor”. Compárelo con el tercer mandamiento en Ex. 20:7 “לֹא תִשָּׂא אֶת-שֵׁם-יְהוָה אֱלֹהֶיךָ לַשָּׁוְא, lo tisha et Shem YHVH Eloheija lashav. No tomes el nombre de YHVH en vano”. Amplifica el tercer mandamiento que se refiere al Creador, mientras que el otro se aplica a cómo nos tratamos. El hebreo es un idioma maravilloso, y lamentablemente se pierde mucho en la traducción.

La Torá usa un sistema llamado mnemotecnia que nos ayuda a memorizar sus principios y transmitirlos a la próxima generación. Por ejemplo, en Ex.20: 15-17 dice “15 Y si un hombre atrae a una virgen que no está comprometida y se acuesta con ella, seguramente pagará una dote para que sea su esposa. 16 Si su padre se niega por completo a dársela, él pagará el dinero según la dote de las vírgenes. 17 No permitirás que viva una hechicera… ¿Qué tiene que ver este último verso con los dos primeros? Es importante tener en cuenta el contexto de los tiempos. En la mitología, la hechicera tenía que ser virgen para retener sus poderes psíquicos. El método de mnemotecnia ayudaría a los israelitas a recordar proteger los derechos de la virgen.

Ex 23:19 dice: “Traerás lo mejor de las primicias de tu tierra a la casa de YHVH tu Dios. No hervirás a un cabrito en la leche de su madre”. De nuevo, ¿Qué tiene que ver hervir a un cabrito en la leche de su madre con los primeros frutos de la tierra? Nuestros sabios han aplicado esto a las leyes de kashrut, pero no estoy de acuerdo con ellos. Tenía que ver con la superstición y la idolatría de las cuales el Creador destetaría a la gente y la reemplazaría lentamente con Sus principios. Para poner esto en perspectiva, los cananeos adoraban a muchos dioses, uno de los cuales era Astarot, la diosa de la fertilidad. Los arqueólogos han encontrado pequeñas estatuas en Israel de una mujer con muchos senos. El ritual cananeo implicaba hervir a un cabrito en la leche de su madre para que siguiera reproduciéndose. Se creía que si una mujer estéril se comería a este cabrito, podría concebir. Esto de producir los primeros frutos de un niño o animal podría estar relacionado con traer lo mejor de los primeros frutos de la tierra. El Boré Olam les estaba mostrando a los israelitas que Él es quien da la vida, no la diosa de la fertilidad.

A continuación, en Éxodo 23:20, leemos הִנֵּה אָנֹכִי שֹׁלֵחַ מַלְאָךְ hine anojí shole’aj malaj “He aquí que estoy enviando un ángel”… que ha sido traducido de esta manera para ser interpretado para encajar en la teología, pero examinemos lo que realmente dice. La palabra para describir ángel es “malaj”, que también significa mensajero o emisario. Si leemos hasta el final del capítulo 23 en contexto, entendemos que el Creador estaba enviando a su emisario Moisés para liberar a la gente de Egipto. Sin embargo, la mayoría de las personas prefieren Hocus Pocus y les encanta flotar en las nubes. La Torá nos trae a la tierra, queriendo que nos ocupemos de las cosas aquí y ahora. Es por eso que estas aplicaciones de la Torá son tan importantes para nosotros para vivir en el presente. No enseña una teología del escapismo. “Oh, viene el Mesías, solo me sentaré y esperaré por él”.

También te desafío a que examines cuáles de los juicios se relacionan con las decisiones que tienes que tomar diariamente en tu vida. Es obvio que no podemos aplicar todos los juicios de esa época, pero si, por ejemplo, sustituimos el buey por un perro o un burro por un automóvil, tienen mucho sentido. Es posible que no encuentre el buey de un vecino en una zanja, pero si ve que alguien varado en una carretera necesita ayuda, deténgase y ayúdelo. Si no podemos hacer nada por ellos, espere hasta que llegue la grúa. Esto se aplica incluso a alguien que no nos gusta. Si poseemos una piscina, somos responsables de construir una cerca para evitar que un niño errante se ahogue.

Los mishpatim, juicios reiteran nuestra responsabilidad hacia nuestro prójimo y comunidad. Nos enseñan a proteger y tratar a los animales humanamente, a proteger a la viuda, huérfano y extranjero, los más vulnerables entre nosotros. La Torá no nos pide que les demos todo nuestro dinero, sino que les ayudemos a ser autosuficientes. Así es como la comunidad judía siempre ha funcionado basando su comportamiento en la Torá. Esta comunidad no es un club social. Oramos, intercedemos unos por otros y nos ayudamos donde podemos. Somos responsables de su mantenimiento. Esta no es una mentalidad egoísta, sino una de cuidarnos unos a otros. El regalo más preciado que nos da Boré Olam es nuestro libre albedrío. Cuando lo usamos mal, no tenemos a nadie a quien culpar sino a nosotros mismos. Cuando lo usamos sabiamente, nos define y siempre conlleva responsabilidad.