Blog Vayetze 9 de Kislev de 5780 בלוג וַיֵּצֵא, ט’ כסלו תש”פ

Cuando digo que no me gusta la religión, quiero decir que las personas confunden la religión con tener una relación con el Creador. La religión le da a la gente todas las respuestas, pero yo, como rabino, te desafío a pensar por ti mismo. Los líderes religiosos pueden ser muy sabios o santos, pero solo están expresando su opinión sobre lo que el Creador nos está diciendo. Cada uno de nosotros es especial, hemos sido creados a su imagen y semejanza con un propósito único y el Creador nos habla a cada uno de nosotros de una manera que podemos entender si nos tomamos el tiempo para ver … a través de reuniones casuales, circunstancias o incluso cuando alguien dice algo que resuena con nosotros.

Jacob huyó asustado de su casa y de su hermano Esaú. Dejó todo lo que sabía atrás. Su padre Isaac le había aconsejado que escapara a la familia de su madre, Rivkah, lejos de las mujeres cananeas. Isaac se aferró a la esperanza de que su linaje y su llamado continuaran a través de Jacob. Me identifico con Jacob; da miedo salir de casa, sin saber a dónde vas o si hay alguien en quien puedas confiar. Buscamos señales de que Dios está con nosotros en este viaje. Jacob se detuvo en un lugar … “makom – מָּקוֹם” … una palabra que se repite tres veces para enfatizar. La traducción dice que usó una piedra como almohada. Utilizó la piedra como un pilar, “matseva – מַצֵּבָה”, una piedra de pie para marcar un lugar especial, como en las tumbas de cada cementerio judío. Fue utilizado en el desierto para proteger a la persona de criaturas como escorpiones o serpientes. Se durmió y tuvo un sueño, “jalom – חֲלֹם”, una indicación de cómo el Creador le habló. Vio mensajeros, ángeles, ascendiendo y descendiendo en una escalera. Estos mensajeros iban a subir a Hashamayim, al cielo donde el Creador les daría un mensaje para traer a Jacob. Le estaba diciendo a Jacob que no estaba solo, que tenía un papel especial que desempeñar, y repitiendo la misma promesa que su padre Isaac y su abuelo Abraham habían recibido.

La plegaria de Jacob en respuesta comenzó con un “si” condicional para el Creador. El judaísmo bíblico interpreta esto de manera diferente al judaísmo rabínico. Jacob estaba pidiendo una señal para asegurarse de que Dios estaría con él. El Creador nunca espera que seamos perfectos como lo hace el hombre. Las palabras del rabino Yeshua “sé perfecto como mi padre en el cielo es perfecto” fue mal citado. Estaba citando palabras de Levítico 19:2 “sé santo como Yo soy santo”, que se refiere a estar separado. Si el Creador nos pidiera que fuéramos perfectos para tener relación con Él, ninguno de nuestros antepasados lo habría logrado. Esa es la imagen que Jacob pinta para nosotros. Solía seguir a la gente; primero, siguió a su madre, quien le pidió que engañara a su padre y luego vemos que Jacob siguió a su tío que fue su suegro Lavan, quien lo engañó. Hay una expresión hebrea, “midat keneged midat – מידה כנגד מידה” – medida por medida – obtenemos lo que damos. Jacob finalmente entendió que todo lo que tenía provenía del Creador sin el cual no podía tener éxito en nada, pero primero, tendría que lidiar con su humanidad. Sus problemas no se resolvieron al instante. Tendría que pasar por muchas pruebas antes de poder cambiar.

Rivkah provenía de una familia donde el engaño era normal, y esto se transmitió a Leah y Rajel, quienes junto con Lavan, jugaron un papel en el engaño de Jacob en su noche de bodas. Jacob había engañado a su padre y hermano, robando los derechos del primogénito y ahora probaría su propia medicina y se casaría con la primogénita, Leah. Recordemos que las historias de nuestros antepasados nos muestran que nuestro pedigrí está lejos de ser perfecto, pero Boré Olam siempre está con nosotros cuando fallamos, y siempre nos permite volver a Él para hacer las cosas bien. A pesar de todo lo que pasó, Jacob fue enviado de regreso a su tierra. Hasta ese momento, había sido leal a la gente; ahora sería leal al Creador. Tendría que reunir su coraje y dejar a Lavan, utilizando el engaño una vez más, permitiendo que Lavan también reciba una medida justa de lo que había hecho. Rajel también nos muestra cuán imperfectos somos. Ella era la amada de Jacob, pero cuando salieron para regresar a Israel, ella robó los ídolos familiares. Lamentablemente, Jacob habló sin saber lo que había hecho y condenó a muerte a quien había mentido, en este caso su amada Rajel. Nuestras palabras tienen consecuencias.

Tendemos a idealizar a los héroes de la Biblia, pero la Torá los muestra tal como eran para que podamos relacionarnos con ellos en nuestras propias vidas y aprender de ellos que nuestro Creador nos acepta por lo que somos. No necesitamos buscar la perfección; lo que debemos hacer es llegar ante Él con humildad y honestidad. Así es como hacemos teshuvá, regresamos a Él y Él es fiel para limpiarnos y ayudarnos a comenzar de nuevo, para continuar.

Cuando Jacob regresó a su tierra, nosotros también regresamos. Si lo estamos haciendo mal, debemos detenernos y hacer las cosas bien, aquí y ahora. Es una lucha constante encontrar el equilibrio en nuestras vidas, pero cuando somos honestos con nosotros mismos y con el Boré Olam, hay esperanza de crecimiento y cambio. Comenzamos por decidir no mentirnos acerca de quiénes somos. Eso es lo que Jacob tuvo que hacer. Entonces podemos ver que el Dios en quien confiamos es el Dios del comenzar de nuevo.