Blog Matot-Masei, 1 Av 5781

Estas dos porciones, Matot (Tribus) – Masei (Viajes) terminan el cuarto libro de la Torá Bamidbar (Números). Matot enfatiza el tema de los votos. Nuestro pueblo, Israel, había hecho un voto de “hacer y obedecer” los Diez Mandamientos que Moshe había entregado en el monte Sinaí. Estas tablas, que son la Constitución de Israel, se guardaban en el arca del Mishkán dondequiera que fuera la gente y los cohanim las llevaban al frente en cada batalla. Había reglas para las mujeres de todas las edades y estatus dentro de la comunidad para los votos que habían realizado. Estas reglas fueron dados para su protección. Las mujeres en esa época no tenían derechos dentro de la cultura y sociedad, pero la Torá elevaba el estatus de la mujer a la igualdad con el hombre. Habla de diferentes roles para hombres y mujeres, que no ponían en duda su valor como mujer. Con estas reglas referente a los votos, el Creador estaba instruyendo a la próxima generación sobre el valor de las palabras que saldrían de su boca. Israel, que fue creado para ser la luz, “ohr l’goyim”, de las naciones, necesitaba aprender que cuando no cumplían su palabra, la gente perdería la confianza en ellos. Cuando prometemos algo, debemos cumplirlo. El rabino Yeshua nos dijo que nuestro “sí debe ser sí y nuestro no debe ser no”. Nuestras palabras tienen poder y tienen mucho peso. Sabemos cuánto daño puede causar “lashon hará”, la lengua maligna o el chisme. Se necesitaría un largo proceso para purgar a esta joven nación de todos los viejos hábitos que habían aprendido bajo el sistema inmoral de Egipto.

Al final de Parashat Matot, leemos acerca de la venganza contra los madianitas y podemos preguntarnos por qué vengarse contra ellos y no en contra de los moabitas. Los moabitas temían a Israel mientras que los madianitas hicieron todo lo posible para destruir a Israel por puro odio o envidia. Esto se llama “Sinat Jinam – שנאת חינם”, odio gratuito. Los madianitas usaron a sus mujeres para alejar a los hombres de Israel de su Dios, lo que hizo que Pinjás actuara rápidamente antes de ser aniquilado por la plaga que siguió. A los israelitas se les dijo que mataran a todos los madianitas. Esta historia es difícil de comprender desde la perspectiva actual a menos que entendamos que hay consecuencias por la desobediencia y la traición. Vemos este odio gratuito en forma de antisemitismo, corriendo desenfrenado en el mundo nuevamente hoy. Los judíos han tenido muchos “holocaustos” a lo largo de los siglos: la Inquisición española, los pogromos rusos, la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial, etc., simplemente porque somos diferentes. Sufrimos cuando tenemos odio en nuestro corazón contra alguien sin razón.

A continuación, leemos que las tribus de Rubén, Gad y la mitad de Manasés prefirieron no entrar en la Tierra Prometida sino quedarse al otro lado del Jordán, donde la tierra sería mejor para su ganado. Su interés era puramente egoísta, pero Moshe insistió en que lucharan con los demás para conquistar la tierra, después de lo cual podrían regresar con sus familias. Necesitaban mantener su palabra y más tarde la consecuencia de su decisión sería que se dejaron vulnerables al ataque de bandas de merodeadores. Más tarde cayeron en el camino del cruel Rey de Asiria (2 Reyes 15:29) y, lamentablemente, cosecharon problemas y cautiverio en lugar de la bendición que Dios había destinado para ellos. El Creador nos guía y nos muestra lo que quiere que hagamos, pero depende de nosotros mantener nuestra palabra y trabajar duro y desinteresadamente por el bien mayor de la comunidad.

La siguiente porción Masei, (Viajes) relata sobre cuarenta y dos lugares principales en donde Israel experimentaría las consecuencias de sus constantes quejas y desobediencia. El resultado de cada uno fue que su estancia se amplió. ¿Con qué frecuencia habían querido regresar a Egipto, donde habían sido esclavos en lugar de regocijarse por su libertad? ¡Qué fácil es para nosotros quejarnos de lo que “pensamos” y de lo que nos falta en nuestras vidas en lugar de centrarnos en lo que recibimos! Está escrito en Pirkei Avot 4: “¿Quién es rico? El que se regocija en su porción, como está dicho: “Disfrutarás del fruto de tus trabajos, serás feliz y prosperarás” (Salmos 128: 2).

La generación más joven de hoy que vive en el mundo libre clama por regresar a un sistema socialista de limosnas, en donde el gobierno los convertirá en esclavos. Es una generación de derechos, mientras que el Creador nos está enseñando a través de Masei que, si no trabajamos para algo, no tenemos derecho a ello. El marxismo enseña que “el fin justifica los medios”, que podemos hacer “lo que sea” necesario para alcanzar la meta. La Torá enseña lo contrario, aunque el objetivo es importante, lo que cuenta es el viaje. Cada etapa del viaje de nuestra vida es para enseñarnos y hacernos mejores personas. Si todo se consigue con demasiada facilidad, perdemos las ganas de crecer y mejorar. Los folletos son solo para alguien que tiene necesidades especiales, pero aquellos que son capaces, necesitan usar sus habilidades en beneficio de la sociedad y este proceso sirve para aumentar su autoestima. Somos la única especie con habilidades de comunicación e inteligencia y la Torá nos está enseñando sobre moralidad para que podamos usar estos atributos con responsabilidad. Si no actuamos con integridad y valores morales, la sociedad cae en el caos.

Hay dos sistemas en el mundo que se utilizan para que la gente obedezca las reglas: el uso del miedo y la imposición y el otro, la seducción y la recompensa. La Torá enseña una tercera opción: por “Decisión Moral Personal”. Hacemos lo correcto simplemente porque es correcto. Se nos ha dado el regalo del Libre Albedrío. Esto conlleva responsabilidad. Nuestro creador nos dio a cada uno una medida de fe, pero solo es útil si usamos nuestro libre albedrío para convertir la fe en confianza. Por lo tanto, nuestras batallas diarias son para tomar las decisiones correctas que se derivan de nuestra kavaná, la intención correcta. Así es como nuestro Creador nos juzga. Algunas personas pueden jugar al juego de ser buenos, pero el Creador no puede ser engañado. Nuestras buenas obras tienen poco valor si se hacen por motivos incorrectos.

Todos hemos tenido nuestros altibajos en las etapas de nuestra vida; hay cosas de las que podemos avergonzarnos, pero ahora podemos corregirlas. No tengamos nada en contra de nadie porque no sabemos por lo que ha pasado. Simplemente póngalo en las manos del Creador y ore para que abran sus corazones. Hay momentos en los que solo necesitamos estar de acuerdo para estar en desacuerdo con aquellos cuyas ideas son diferentes a las nuestras. Recuerde, nuestras palabras tienen poder, así que utilicémoslas sabiamente. Bamidbar termina en la frontera antes de que la gente pueda entrar a la Tierra Prometida. Esta es una imagen de que la meta no es tan importante como nuestro viaje por la vida. Hagamos nuestro mejor esfuerzo cada día para “hacer y obedecer” Sus Mandamientos y mantener nuestra palabra. 

Shabbat Shalom

Ranebi (Rabbi Netanel ben Yochanan)