Blog Lej Lejá 9 de Noviembre de 2019, 11 de Jeshvan de 5780 בלוג לֶךְ-לְךָ, י”א חשון תש”פ

El lema de esta comunidad es “כִּי בֵיתִי בֵּית-תְּפִלָּה יִקָּרֵא לְכָל-הָעַמִּים” “… porque Mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos” Isaías 56: 7b. Estamos compuestos de muchas naciones aquí y cada uno de nosotros trae experiencias de nuestro pasado. Cada uno de nosotros está marcado con creencias que están incrustadas en nuestro interior. Desde el momento en que cambiamos estas creencias, nos enfrentamos a la oposición de familiares y amigos. El Creador le dijo a Abram “lej lejá”, aléjate de las personas a las que estás apegado y sal por tu cuenta. Muchoes de nosotros podemos entender eso muy bien. Hemos dejado nuestros países y hemos tenido que comenzar de nuevo. Hemos tenido que adaptarnos a una nueva forma de vida en tantas áreas que nos ayuda a entender este Parashat Lej Lejá.

A Abram se le dijo que abandonara la casa de su padre con sus muchos dioses y se fuera a un lugar que él no conocía. Se fue con su esposa, Sarai, su sobrino Lot, todas sus pertenencias y con “v’et hanefesh asher asu b’jaran- וְאֶת-הַנֶּפֶשׁ, אֲשֶׁר-עָשׂוּ בְחָרָן – todas las almas que hizo en Jarán”. Estas personas aceptaron el entendimiento de Abram como el Único Dios. Ninguno de ellos era su descendiente, con la excepción de Lot, pero lo siguieron. Formaron una nueva comunidad de creyentes en el Único Dios. Abram se llegaría a ser el padre de muchas naciones. Dios bendeciría a quienes lo bendijeran y maldeciría a quienes lo maldijeran, y él sería una bendición para todas las naciones.

Este fue el fundamento del Qahal Israel, la comunidad de Israel, compuesta por muchas naciones bajo un solo Dios. Todas estas personas tenían una cosa en común: fueron “llamados” por el Creador. Génesis 12: 8 dice que Abram construyó un altar al SEÑOR e invocó el nombre de יהוה Yud Heh Vav Heh, mostrándonos que Abram sabía cómo pronunciar el nombre. Nuestros sabios nos han dicho que está mal pronunciar Su nombre mientras la Torá nos enseña lo contrario. Hemos caído en la trampa de seguir la interpretación humana en lugar de la Torá. El tercero de los Diez Mandamientos nos dice que no tomemos el Nombre del Señor en vano. לֹא תִשָּׂא אֶת-שֵׁם-יְהוָה אֱלֹהֶיךָ, לַשָּׁוְאכִּי לֹא יְנַקֶּה יְהוָה, אֵת אֲשֶׁר-יִשָּׂא אֶת-שְׁמוֹ לַשָּׁוְא. No dice que no podamos pronunciarlo ni hablarlo; más bien no debemos usar su nombre en vano, lo que significa no poner palabras en su boca. No debemos abusar de las cosas que nos dijo.

Fue un gran desafío para Abram porque tenía que caminar por fe, permitiendo que el Creador lo guiara por el camino. ¿Cómo podría Abram estar tan seguro de que fue el Creador quien le habló? Quizás él fue esquizofrénico. A donde quiera que iba se hacía evidente que el Creador estaba con él. Me encanta el hecho de que la Torá nos muestra que todos nuestros héroes eran muy humanos con sus debilidades y defectos. Todos hablan de cómo Abram era un hombre de “súper fe”, sin embargo, inmediatamente después de que lo llamaran justo porque creía en Dios, Abraham le pidió a Sarah que repitiera a Abimelec, rey de Gerar, lo que le había dicho a los egipcios, que él era su hermano, para que no lo maten y se la lleven. Su hijo, Isaac, haría más tarde lo mismo. ¿Dónde estaba su fe entonces? La Torá es francamente honesta al mostrarnos que el Creador trabaja con nosotros tal como somos, seres humanos imperfectos.

Podríamos pensar que Lot era más perfecto que el resto porque era el pariente de sangre de Abram, pero Lot muestra claramente su verdadera naturaleza. Abram tuvo que luchar contra cuatro reyes para rescatarlo e interceder por él cuando vivía en Sodoma. Lot sabía que solo había un Dios pero, al final, eligió la prosperidad en lugar de caminar con el Creador. Incluso Eleazar, el sirviente de Abram fue más fiel. La Torá nos está enseñando a no hacer a los hombres en héroes, sino a saber que debemos ser fieles a nuestro llamado. Cada uno de nosotros aquí tiene un llamado que debemos mostrar a los demás. Esto no significa que debamos convertir a otros. Nadie puede convertir a nadie a nada. Abram habló a las personas que lo rodeaban sobre lo que había escuchado; los que le creyeron lo siguieron y los que no se quedaron atrás. No podemos ser testigos de nuestro Creador siendo más santos que tú; más bien al permitir que otros vean nuestras imperfecciones y, a pesar de ellas, Dios nos hace justos. Nuestras vidas demostrarán a los demás quiénes somos.

Abram necesitaba abandonar su hogar para que sus costumbres paganas no lo abrumaran. Hoy vivimos en un mundo en el que las tradiciones humanas eclipsan la verdad de la Torá. Necesitamos salir de una institución que ha sido corrompida por la codicia. El hecho de que hablemos de Dios no significa que Él esté con nosotros. ¿Cómo vivimos nuestras vidas? Estamos en un proceso de crecimiento, donde a veces damos dos pasos hacia adelante y uno hacia atrás. Esto nos ayuda a mejorar, pero nunca seremos perfectos. El Creador nunca abandonó a Abraham sin importar lo que hizo mal, mostrándonos que tenemos la oportunidad de volver siempre a Él.

A veces, como Sarai, creemos que debemos ayudar al Creador a conseguir algo que parecía imposible, ¡pero mira las consecuencias! Cuando hacemos algo fuera de la voluntad de Dios, sufrimos. Los nombres de Sarai y Abram fueron cambiados a Sarah y Abraham porque eligieron caminar con Dios a pesar de sus fracasos. Dios sabía que sus corazones y sus intenciones no eran malas y que querían reparar sus errores. Abram tenía el deseo de seguir al Dios que se le había revelado. La mayoría de las personas piensan que decidieron seguir al Creador, pero siempre es el Creador quien se nos revela y luego respondemos. La creencia o la fe no es suficiente; tanto la fe como el libre albedrío son dones de Dios; el paso que debemos tomar es poner esto en práctica. Un seguidor sigue al hombre, pero un líder sigue a Dios. ¿Somos seguidores o somos líderes?