Blog Behar Bejuqotai 22 de Iyar de 5780 בְּהַר – בְּחֻקֹּתַי, כ”ב אייר תש”פ

Esta doble porción de Behar (En la Montaña) – Bejuqotai (Mis ordenanzas) es corta, pero está llena de sustancia. El Creador llamó al pueblo de Israel Sus “avadim – עֲבָדִים”, sirvientes o en singular, “eved – עֶבֶד”, que podría connotar clase baja, pero si lo miramos en los términos de hoy sería como si el Creador fuera el Director Ejecutivo de Su universo y nosotros “le servimos”, como sus “empleados”. Un buen Director Ejecutivo dirige su empresa con sabiduría y amabilidad y los empleados trabajan bien para él, sin embargo, no todos tienen el mismo puesto o nivel de dedicación.

En Behar, el Creador enfatizó la importancia del Shabat, para que la gente descanse el séptimo día, el Shmittah, el año de descanso de la tierra, así como el ciclo de vida, el Yovel, el Jubileo, en el año 50. Estos representan la regeneración. Necesitábamos aprender a ser humanos y responsables con los pobres, los extranjeros e incluso los animales. Esto es seguido por once bendiciones y treinta y tres maldiciones o advertencias, tojejah תוּכֵחָה; hay tres veces más maldiciones que bendiciones ya que Él quiere que sepamos que hay consecuencias por desobedecer Su Palabra. No nos quejemos de nuestras situaciones si no estamos siendo fieles al Creador. Él no está esperando hacer nuestras vidas miserables, pero como un Padre amoroso, nos advierte porque quiere lo mejor para nosotros.

Levítico 26 es profético y se ha cumplido una y otra vez a lo largo de la historia de Israel. Hoy Israel está experimentando tiempos difíciles nuevamente porque la gente está lejos del Creador. En mi opinión, las personas religiosas tienen la culpa porque oprimen a las personas seculares con tantas restricciones que las están alejando de Él. Él nos dio libre albedrío para que podamos pensar por nosotros mismos y cuando tenemos una relación con el Creador, podemos ver nuestras áreas de fracaso y podemos ir directamente a Él para tratar con ellos.

Las advertencias del Creador comienzan con la idolatría, que es más sutil hoy que antes pero que existe en todos los niveles. El adulterio y la idolatría van de la mano; es cualquier cosa que reemplace la verdad con algo falso, cualquiera que sea el área en la que estamos involucrados. Podemos pensar que tenemos a Dios, pero lo único que tenemos es a nosotros mismos y nuestro orgullo. Los que piensan que tienen razón mientras que los demás están equivocados están llenos de orgullo. Cuanto más cerca estamos de Dios, más humildes nos volvemos porque nos vemos obligados a enfrentarnos con quienes somos. La Tojejah, las advertencias son para que veamos qué tan lejos estamos de Él. Somos nuestros mejores jueces, pero debemos pedirle a Dios que busque en nuestros corazones para mostrarnos dónde debemos volver a Él. (Salmo 139: 23 Búscame, oh Dios, y conoce mi corazón, pruébame y conoce mis pensamientos; 24 Y mira si hay algo en mí que sea hiriente, y guíame por el camino eterno).

El libro de Vayikra, que trata especialmente sobre la santidad, termina con estas advertencias porque quiere que sepamos que nos ha elegido a pesar de quiénes somos para que podamos regresar a Él y tener una relación con Él. Es el empleador de la compañía llamada Israel y debemos ser un ejemplo para el resto de la humanidad, una luz para las naciones. Es por eso que Él exige más de nosotros, ya que somos sus empleados y lo representamos. Nuestro comportamiento es un reflejo del Creador y su mensaje. ¿Es el Israel moderno un ejemplo para las otras naciones hoy?

El Creador nos dijo que seríamos expulsados de la tierra de Israel debido a nuestro comportamiento y que acabamos de regresar. El mensaje de hoy no es literal; aunque el pueblo de Israel está de regreso en la tierra, son exiliados, extranjeros porque están tratando de ser como las otras naciones, en lugar de ser quienes el Creador los llamó a ser. ¿Cuántos judíos de hoy no quieren ser judíos, incluidos los israelíes nativos? Si no estamos contentos con quienes somos y queremos ser otra persona, estamos viviendo una mentira. Todos tenemos un llamado, pero si rechazamos esa responsabilidad, nuestra vida es solo una actuación. Hoy muchos están confundidos acerca de su identidad; despojados de su posición dentro del pueblo de Israel. Cuando no encajamos, es como si viviéramos en el desierto.

Los profetas, Isaías, Jeremías, Ezequiel y otros, repitieron el mensaje en Lev 26:42, que el Creador siempre será fiel a Israel, incluso cuando no lo sean a Él. Si regresamos, confesamos, hacemos teshuvá, Él nos recibirá con los brazos abiertos. Israel nunca fue formado por aquellos que eran israelitas natos. Abraham, Sarah, sus sirvientes y familiares, su hijo Isaac y su esposa Rivkah, Jacob y sus cuatro esposas y sus familias y sirvientes … ninguno de ellos era israelita. Todos eran goyim, de las naciones, y sin embargo formaron el futuro Israel. Todos fueron llamados por el Creador para observar el Shabat y mantener la idolatría alejada porque intercambia la naturaleza del Creador por algo falso.

La mayoría de las religiones han creado sus propios dioses a pesar de que dicen que siguen al Dios verdadero. En este siglo XXI, estamos saturados con sus versiones del Dios verdadero; en cambio, debemos humillarnos ante Él y admitir cuán limitados somos. Nos hemos fascinado con las formas y tradiciones, olvidando lo que significa simplemente vivir con Él. ¿Cómo aplicamos sus enseñanzas? Al preocuparnos menos por lo externo y más por lo que somos por dentro. Cuando circuncidaron sus corazones, significa que expusieron sus corazones, sus intenciones al Creador. Al final del año, el Director Ejecutivo de la compañía evalúa el trabajo de los empleados. Al final del año espiritual, en Iom Quippur, el Creador evalúa el corazón, la Cavanah, las intenciones de Su “avadim”. Nuestro gran Rabino Yeshua dijo que no somos juzgados por lo que ponemos en nuestra boca sino por lo que sale de nuestro corazón.

El Creador quiere que seamos fieles a Él, que seamos nosotros mismos, pero ¿qué nos sucede cuando no nos limpiamos desde adentro cuando sostenemos cosas contra otra persona? Nos enfermamos física, mental y emocionalmente. Cuando perdonamos, nos liberamos. No hay nada en esta vida que tenga prioridad sobre el Boré Olam, ni una idea, una superstición, una persona, una religión, porque nuestro Dios es un Dios celoso. Él nos quiere a todos para sí mismo, no solo una parte de nosotros.