Blog Vayelej 6 de Tishrei 5777

El Creador ha dado a cada uno de nosotros “bejira jofshi” – libre albedrío. Esto significa que somos responsables de nuestras propias acciones. Hoy, sin embargo en este mundo, hemos eliminado la idea de “pecado” y lo hemos  reemplazado con la noción de “crimen”. Esto hace que nuestra sociedad sea laica, desprovisto del Creador que ya no tiene un lugar dentro de ella. En su lugar se habla de los derechos humanos – el derecho a la vida, propiedad privada y a la libre determinación. Nuestras leyes se hacen con el fin de respetar los derechos humanos. Por ejemplo, la Torá dice “no matarás ‘.los derechos humanos presentan en la categoría de crimen contra otro ser humano, mientras que la Torá lo consideraría  pecado, una transgresión directa contra el Creador. No es cuestión de derechos humanos. El creador es el dador de la vida; Ha soplado Su Rúaj, su aliento en cada uno de nosotros nos da su divina chispa dentro de nosotros. Esta no es la evolución o el salto cuántico en el que los materiales inorgánicos de repente  empezaron a transformarse en orgánicos  y por lo tanto se hizo la vida. Tenemos vida porque hemos sido hechos a su imagen y por eso la vida es sagrada. Tomar la vida de alguien es un asalto directo contra el Creador.

Iom Kipur es el momento de afligir nuestras almas. Una traducción aún mejor sería que tenemos que hacer nuestra alma pobre. Nuestro Rabino Yeshua dio su sermón de la montaña y empezó diciendo bienaventurado o felices  aquellos que son pobres en espíritu porque de ellos será el reino de los cielos. Se entiende que Yeshua entregó este mensaje durante las Altas Fiestas justo antes de Iom Kipur. más probable es que se refería a Levítico 23: 27c, donde se utiliza la misma expresión, pero es traducido como ayunar. La palabra que se usa es “ahnitem” ענתם que significa ser pobres, empobrecer. Afligir  nuestra alma se ha traducido como que necesitamos ayunar, nuestro profeta Isaías en el capítulo 58 clama a las personas en el nombre del Creador … ¿Por qué estás ayunando? Tus ayunos no significan nada para mí. Esto no nos lleva a ser inscritos  en el Libro de la Vida. En su lugar tenemos que tener en cuenta nosotros mismos, para hacer frente a nuestro Creador, para ser honestos con Él y humillarnos delante de Él por lo que no hay excusas para nuestro comportamiento. El reconocimiento y la aceptación de lo que hemos hecho es el primer paso en el camino de regreso a Él. Luego confesamos, reconocemos y, finalmente  hacemos la reparación. ¿Cuántas cosas hemos hecho que nunca podemos reparar pero la buena noticia es que se puede reparar cualquier cosa cuando vamos a Él. Esa es la verdadera teshuvá. Afligir nuestra alma significa que tenemos que buscar en lo profundo de nosotros mismos y examinar la oscuridad de nuestras almas y traer lo que encontramos a Él. Sólo Él puede perdonarnos – sin el sacrificio de animales, sin ningún sacrificio humano. Es entre Él y nosotros. No podemos huir de nuestro Creador.

Yeshua dijo: “Bienaventurados los pobres en espíritu, porque ellos heredarán el reino de los cielos”. Una mejor traducción sería “Felices son los que se humillan ante Dios y reconocen lo que son para  estar en Su Presencia.” ¿Quieres estar en Su Presencia, ser escrito en el Libro de la Vida? No huyas de tus responsabilidades, de tus pecados; enfréntalos y llévalos al Creador. Es mi deseo que durante estos días antes de Iom Kipur que recuerden que no se trata de ayuno, sino de nuestra relación con Él. Mis plegarias son para que todos sigamos al Creador y no al hombre; que todos entendamos que tenemos fallas y aceptar la responsabilidad de nuestras acciones, no culpar a otros por lo que hemos hecho. Hoy en día el crimen está siempre justificado por el hombre en busca de excusas. Con el aborto, la mujer tiene derecho sobre su propio cuerpo; con las aberraciones sexuales, la gente tiene el derecho de hacer lo que quieran con sus propios cuerpos. Ellos tienen ese derecho de hacerlo, pero no tienen el derecho de imponerlo a todos los demás. La vida es sagrada y sí bien, uno puede hacer lo que quiera; nosotros  tenemos el derecho de decir que no; lo sentimos pero no aceptamos su comportamiento. El respeto es una calle de dos vías. Tenemos un gran Juez que examinará a todos nuestros corazones. Mi plegaria es que estemos preparados para este Iom Kipur, que abramos nuestras almas a Él y que hagamos lo correcto. ¡Que nuestros nombres sean sellados en el Libro de la Vida!