Blog Vayigash 7 de Tevet de 5780     בלוג וַיִּגַּשׁ, ז ‘טבת תש”פ

El Parashá Vayigash nos muestra los resultados de la verdadera comunicación y cómo la tragedia ayuda a formar a nuestros personajes. La tragedia puede llegar a ser una bendición que nos obliga a ir en una dirección que nunca imaginamos a pesar de que es difícil de ver en ese momento. Hace muchos años, mi hermano mayor murió en un accidente automovilístico a la edad de 24 años. Su trágica muerte, con el tiempo, llevó a toda nuestra familia al Creador. Los tiempos difíciles que he pasado en mi vida me llevaron a donde estoy hoy. Si miras hacia atrás en esos momentos decisivos, también puedes ver cómo te hicieron una mejor persona. Por supuesto, hay dos lados en cada moneda. Recuerdo haber conocido a dos personas que sobrevivieron al Holocausto; uno de ellos salió con un fuerte amor por el Creador y con una actitud positiva sobre su futuro, mientras que el otro permaneció enojado con el Creador por permitir que esto sucediera, convirtiéndose en una persona odiosa y amargada hasta su muerte. ¿Cómo pueden dos personas ser tan diferentes? Cada uno de nosotros recibe el don de “emunah – אמונה – fe” al nacer; a lo largo de nuestras vidas, nuestra fe se prueba a medida que usamos nuestra “bejirah jofshit – בחירה חופשית – libre albedrío” para desarrollar “Bitajón – ביטחון – confianza”. Esto nos obliga a ser “responsables” de nuestra “cavanah – כַּוָנָה – intención” en todo lo que hacemos. Es fácil decir “creo”, pero si esa creencia no se traduce en acción, tiene poco valor. Las religiones tienen fórmulas simples que nos permiten creer que algo u otra persona pagará por nuestros pecados. ¡Ese no es el mensaje de la Torá! Necesitamos examinar constantemente nuestras intenciones cuando hacemos algo porque así es como somos juzgados por nuestro Creador. Esa es nuestra lucha y por eso nos llaman “Israel”, el hombre que lucha con Dios. Necesitamos mirar constantemente hacia adentro para ver quiénes somos y por qué hacemos ciertas cosas y aclararnos haciendo una verdadera teshuvá en lugar de hacerlo solo de palabra.

Cuando leemos por primera vez acerca de José, de repente aparece la historia de Judá. En esta parte, José tendrá un encuentro especial con Judá, después de “veintidós” años. Tanto había sucedido en sus vidas. La tragedia puede hacerte una mejor o peor persona. ¿Qué había sucedido en la vida de los hermanos de José después de mantener un secreto tan oscuro a su padre durante todos esos años? ¿Te imaginas su culpa? Si tenemos cuidado de armar todo cuando leemos estas historias en la Torá, aprendemos lecciones maravillosas. José ya había escuchado cuán culpables se sentían los hermanos por lo que le hicieron. Ahora estaba escuchando para ver si habían tratado a Benjamín, el segundo hijo de la amada Raquel de Jacob, de la misma manera. ¿Realmente habían cambiado? Judá estaba listo para dar su vida a cambio de la de Benjamín. Recuerde, Judá fue quien les dijo a los otros hermanos que vendieran a José como esclavo en lugar de matarlo. Aquí Judá está defendiendo a Benjamín, ofreciéndose como esclavo de José. Este tema de “midah keneged midah – medida por medida” aparece una y otra vez en la Torá. ¿Cuál fue la razón por la cual José finalmente se hizo conocer a ellos en este punto? ¡Él vio que había verdadera teshuvá en sus vidas, verdadera cavanah para hacer lo correcto!

Somos una comunidad pequeña, a veces nos preguntamos, “¿estamos haciendo algo importante aquí o no?” ¿Queremos ser importantes y reconocidos por el hombre o por el Boré Olam – בורא עולם – Creador del Mundo? Todos luchamos con esta pregunta. Cada Shabat antes de la procesión de la Torá, leemos los Diez Mandamientos en voz alta, ya que es la constitución básica de Israel. El Creador no nos da miles de reglas y regulaciones, sino que quiere que seamos honestos y que hagamos lo correcto a diario. Mi batalla es con las instituciones religiosas, que se hacen más santas que uno, que alejan a las personas de una relación con el Creador. ¿José se cambió de religión o eligió a otro dios porque su Dios le falló al permitirle pasar por tales tragedias en su vida? No, José se mantuvo fiel hasta el final. Cuando finalmente se reveló a sus hermanos, les dijo que no se preocuparan ya que el Creador le había permitido pasar por todo esto para salvarlos. Él demostró sus verdaderas intenciones siempre dando la gloria y el honor al Boré Olam. No se trata de ser religioso, sino de un verdadero caminar “Halajá – הֲלָכָה” con el Creador que implica sinceridad, honestidad y claridad de corazón. Es importante ser transparentes y permitirnos ser quienes somos, sin máscara. No juzguemos a los demás por sus aspectos externos, sino tomemos el tiempo para conocer a la persona antes de decidir quiénes son.

Judá se acercó a José pidiéndole “hablarle al oído”. Le estaba pidiendo que “prestara atención” a lo que tenía que decir. La mayoría de nosotros hablamos al otro sin poner atención, en lugar de hablarnos con atención. ¿Con qué frecuencia evitamos que alguien hable desde su corazón sin dejar que termine porque ya creemos que sabemos lo que va a decir? Por lo general, es un mecanismo de autodefensa porque no queremos lidiar con la verdad ya que ya estamos decididos. Cuando esperamos y escuchamos, podemos sorprendernos de lo que podemos aprender. Judá finalmente hizo que José le prestara atención a pesar de que José ya había tomado una decisión sobre el comportamiento de sus hermanos. Por primera vez, vio que habían estado protegiendo a Benjamín porque realmente amaban a su padre y estaban arrepentidos de cómo habían tratado a José.

¿Alguno de nosotros juzgó a alguien sin tomarse el tiempo para conocerlo? ¿Estamos teniendo algo contra alguien sin confrontar a esa persona? No hay perfección en nosotros, y somos como somos para que podamos regresar continuamente a Él. Una tragedia puede hacernos o deshacernos. ¿En quién confías, en la religión hecha por el hombre o en Dios? El Salmo 145: 18 dice: “El Señor está cerca de todos los que lo invocan; todos los que lo invocan desde Su Verdad (be’emet – בֶאֱמֶת) “. Esto implica una relación bidireccional entre el Boré Olam y nosotros. Necesitamos escucharnos atentamente, prestar atención y no prejuzgarnos unos a otros. Seamos honestos y reales sin dramatizaciones. Ese es el mensaje que podemos recoger de José y Judá.