Blog Vayikra 7 Nisan 5781                         por Ranebi (Rabbi Netanel ben Yochanan)

Los eventos de Vayikra (Levítico) ocurrieron en el lapso de un período de un mes y comenzaron en el primer mes del segundo año después de salir de Egipto. Siempre es importante al estudiar la Torá preguntar tres cosas: 1) ¿A quién fue dirigida? 2) ¿cuándo fue escrita? y 3) ¿por qué fue escrita? Responder estas preguntas nos ayudará a comprender lo que el Creador nos estaba diciendo y cómo aplicar estas enseñanzas hoy en día. Vayikrá 1: 2 dice, “… Si alguno de ustedes trae una ofrenda …” La palabra traducida para “ustedes”, es “hombres” – en contexto de raza humana- y en hebreo “Adam”, no “Ish” -hombre en contexto de género-, mostrándonos la universalidad de este mensaje y que Israel debe ser ohr l’goyim, luz para todas las naciones.

Dios estaba hablando en ese momento específicamente a la nación de Israel, que se puede comparar con una niña nacida de una madre adicta a la droga de la heroína. Hoy en día, para ayudar a un adicto a salir de su vicio, inicia su proceso de desintoxicación recibiendo una dosis controlada con una droga menos potente, la metadona, para que poco a poco deje de consumir la heroína. Los dioses de los egipcios eran como la droga de la heroína y el Creador les daría una serie de “dosis controladas” como la droga, sobre qué hacer dentro del Mishkán para alejarlos de su idolatría. 

El Todopoderoso llamó a Moisés, y le dio instrucciones para decir al pueblo que le trajera una “ofrenda” (korban קָרְבָּן), el cual podría ser un animal del rebaño o del ganado. La palabra hebrea Korban se ha traducido erróneamente como sacrificio cuando viene de la raíz “kerev” – קרב que significa “acercarse”. El medio por el que nos acercamos es llevando el animal o la ofrenda de harina al cohen, el sacerdote. Al hacerlo, estamos reconociendo nuestras malas acciones, pero también debemos tomar las medidas necesarias para restituir a aquellos a quienes hemos agraviado. Esa es la única forma en que podemos sanar nuestra relación con Dios, con nosotros mismos y con nuestro prójimo. El Creador quiere que nos acerquemos a Él voluntariamente – “lirtzono” -לִרְצֹנוֹ y el mayor korban que podemos traer al Creador somos “nosotros mismos”. Dios quiere que tengamos una relación personal con Él en lugar de preocuparnos por una multitud de rituales o trucos que los humanos tendemos a preferir. Cuando la persona colocaba sus manos sobre la cabeza de este animal inocente, no se trataba de la transferencia de nuestros pecados a él, más bien tenía que ver con nuestro reconocimiento de que habíamos hecho el mal y reconocer que había que corregirlo. ¡El reconocimiento es la clave! 

Cuando mucha gente lee acerca de estos “sacrificios” de animales, lo comparan con las religiones paganas que necesitan apaciguar a sus dioses sedientos de sangre para evitar su ira. El Dios de Israel no necesita ser alimentado con sangre ni ser apaciguado. Hay una frase en Vayikrá 1:13 – “una ofrenda quemada de … נִיחֹחַ רֵיחַ re’aj nijo’aj, un olor dulce o fragante”. Las raíces de estas palabras son “Ruaj” – רוח que significa “espíritu (soplo)” y “najon” – נכון que significa “verdadero, correcto o justo”. Esto nos da la comprensión de la aceptación por parte del Creador, porque estamos dispuestos a hacer las cosas bien. Estas ofertas fueron claramente entendidas por la gente en ese momento porque acababan de dejar un sistema en el que estaban profundamente arraigados en estas ideas. El Creador ahora los desinfectaría y lentamente “reenfocaría” su atención de los caminos paganos a Sus caminos. Este proceso sería largo. Hoy vivimos en el siglo XXI y les sorprendería saber cuántos de nosotros todavía amamos el “hocus-pocus”, la magia sobre la razón, a pesar de que el Creador quiere liberarnos.  

Es extremadamente difícil para nosotros hoy relacionarnos con los diversos aspectos del “sistema de sacrificios”. Podemos vislumbrarlo cuando examinamos las ofrendas de Caín y Abel. Caín trajo “una ofrenda” de su jardín y Abel trajo las “primicias” de su ganado. Esto demuestra que la intención de Abel era traer lo mejor de lo que tenía, mientras que a Caín no le importaba. Este concepto no cambió con las ofrendas que el pueblo traía a los cohanim. Dios nunca los obligó a traerle ofrendas, pero cuando vinieran, debían traer lo mejor de lo que tenían, animal o grano. El único que podía discernir la intención del oferente era el Todopoderoso (ver Jeremías 17: 7-10). Es imposible que los humanos conozcan las intenciones de otro individuo. Tenemos suficientes problemas para conocer nuestros propios corazones y es por eso por lo que nunca debemos juzgar las intenciones de los demás. Ese es el trabajo de Dios.

Aquí hay un Midrash moderno que nos ayudará a comprender mejor lo que esto significa:

“Hubo un hombre que le hizo algo terrible a su mejor amigo y realmente lo lastimó. Un día, este amigo le envió una invitación al hombre para que fuera a cenar a su casa. El hombre al recibir la invitación sintió una gran vergüenza por lo que le había hecho a su amigo y no sabía qué hacer para compensarlo. ¿Cómo podría su amigo perdonarlo por lo que había hecho? Decidió ir a buscarle un regalo muy especial, esperando que esto ayudara a su amigo a perdonarlo. Buscó y buscó hasta que pudo encontrar el mejor regalo posible para llevar a su casa. Cuando llegó a la casa de su amigo y lo vio, bajó la cabeza y con el corazón muy contrito le pidió a su amigo que lo perdonara. Cuando su amigo vio lo arrepentido que estaba el hombre, aceptó con gusto el regalo y se reconciliaron”.

No creo que reconstruir el Templo con sus ofrendas de animales rituales sea lo que el Creador nos llama a hacer hoy. Para mí es obvio que las personas que quieren eso, nunca han entendido los principios que nos enseña la Torá. En los Profetas y los Escritos, se le dijo a la gente que sus sacrificios no significaban nada para los Bore Olam si sus corazones no estaban en ello.                     (Salmos 51: 18-19). El Creador quiere que seamos responsables de nuestras acciones. Él nos habla en términos simples para que podamos entender, pero más importante aún, para que podamos obedecer. Antes de Pesaj, escudriñemos nuestros corazones y veamos qué dioses modernos todavía nos están contaminando y qué nos impide acercarnos a nuestro Bore Olam.