Blog Devarim 4 de Av de 5780 בלוג דְּבָרִים, ד’ אב תש”פ

Devarim es el último de los cinco libros de la Torá y es el único escrito directamente por Moshé. Nuestros sabios dicen que fue escrito un mes antes de su muerte y que se sintió presionado para ayudar a los israelitas a aprender de los errores de sus padres. Se puede comparar con una carta escrita por un padre que quiere dejar un curso de actualización para sus hijos después de que él se haya ido. También puede verse como una “renovación” de las enseñanzas en los primeros cuatro libros. Nuestro profeta Jeremías en el capítulo 31:30 dijo que el Señor haría un “nuevo pacto” ב רִית חֲדָשָׁה con la casa de Israel y Judá ya que nuestros padres rompieron el antiguo, sin embargo, esta vez lo pondría en nuestros corazones. El pacto o la Torá seguiría siendo el mismo, pero se presentaría de una manera renovada.

Moshé estaba hablando con esta segunda generación como nietos, para recordarles gentilmente todos los errores que ellos y sus padres habían cometido durante el viaje de 40 años en el desierto. En lugar de acusarlos o detallar cada incidente, simplemente les recordó cada lugar donde habían tenido una experiencia especial; por ejemplo, Lavan y Di-zahav frente al Mar Rojo. Lavan que significa blanco, representa cuando se quejaron del maná y Di-zahav que significa oro, fue cuando adoraron al becerro de oro. Por otra parte, Moshé nos demuestra cuán humano era, diciendo que fue la idea de su pueblo enviar exploradores (Deut. 1: 22, 23). Culpó a la gente porque no pudo entrar en la Tierra Prometida (Deut. 1:37), Cuando nos enfrentamos a algo, en lugar de admitir lo que hicimos, tendemos a justificar nuestras acciones y culpar a alguien más. Moshe había querido evitar que esta generación más joven hiciera eso, pero él mismo inmediatamente cayó en la trampa. Por eso amo las Escrituras. No blanquean a nuestros héroes.

El Creador nos está mostrando que nosotros, siendo creados a Su imagen, no somos robots ni esclavos; nos dio el derecho de tomar decisiones, pero con esto viene la responsabilidad. No podemos esperar que otra persona asuma las consecuencias de nuestros errores, ni una persona ó ni un sacrificio de animales. El mensaje básico en la Torá es que cuando fallamos, debemos reconocer lo que hicimos, hacer teshuvá (regresar a Él) y corregirlo. No había cárceles en las Escrituras ni Korbanot u ofrendas por el pecado intencional. Si nuestro gran profeta y líder, Moshé culpó a la gente, ¿quiénes somos nosotros para pensar que no haríamos lo mismo? Hay una expresión “¡Haz lo que digo, no hagas lo que hago!” Nuestros niños observan nuestro comportamiento y lo cuestionan. Es por eso que debemos ser tan cuidadosos.

Muchos de los que ingresaron a la Tierra Prometida después de deambular 40 años en el desierto tenían 58 años. Esta segunda generación difería de la primera en que nunca tuvieron la experiencia de ser esclavos. Se les estaba enseñando a formar una comunidad unificada. Puede que no nos demos cuenta de cómo somos moldeados por nuestra educación. Esta porción es muy psicológica. Moshé entendió por lo que tuvo que pasar esta generación debido al comportamiento de sus padres. Aunque nosotros como padres tenemos mucha responsabilidad hacia nuestros hijos, no hay padres perfectos. Hacemos lo mejor que podemos porque queremos lo mejor para ellos. Algunos son disciplinarios estrictos, mientras que otros son muy permisivos. Lo mejor está en el medio, pero es un camino estrecho. Cuando nuestros hijos se convierten en adultos, podemos ver los resultados de cómo los hemos entrenados. Si no se les enseñó respeto, modales, ser educados, su comportamiento se refleja en nosotros como padres y les dificulta el éxito en la vida. El Quinto Mandamiento nos dice que honremos a nuestro padre y a nuestra madre porque nos dieron la vida de la misma manera que lo hizo el Creador.

En Devarim 1: 5, “… tomó a Moisés sobre él para exponer esta Torá, diciendo …”: הוֹאִיל מֹשֶׁה, בֵּאֵר אֶת-הַתּוֹרָה הַזֹּאת לֵאמֹר .; explica que Moshé les enseñará la Palabra de Dios para que entiendan lo correcto. Conocemos a nuestros hijos y necesitamos tratar a cada niño de acuerdo con su propia psique, ya que el Creador nos trata a cada uno de nosotros de manera única. No somos dos iguales y Él nos tratará de una manera que cada uno de nosotros pueda entender. Hará lo que sea necesario para llamar nuestra atención. Él quiere que “escuchemos” y obedezcamos – ‘Shema – שְׁמַע” – poner palabras en acción. ¿Con qué frecuencia hacemos algo sin darnos cuenta de las consecuencias? Todos tenemos una conciencia que nos ayuda a responder de la manera correcta. La verdad resuena en nuestros corazones. En general, Moshe habló a todo Israel, pero no todos aceptaron lo que dijo. En nuestras propias familias, algunos niños responden bien a nuestras instrucciones mientras que otros son tercos. Necesitamos invertir más tiempo con los alborotadores, mientras que los que son buenos tienden a sentirse ignorados. La Torá presta más atención a los alborotadores por que lo necesitan. Debemos tener cuidado al interpretar las Escrituras que sabemos a quién fue dirigido el mensaje y por qué.

Los psicólogos nos dicen que no todos aceptan verdades básicas por lo que son. Las personas tienen diferentes capacidades para procesar la información. Moshé necesitaba hablar con personas en todos los niveles de comprensión. La próxima semana, la porción Vaetjanán – וָאֶתְחַנַּן repetirá los Diez mandamientos. No solo son universales, sino que contienen toda la Verdad para la humanidad; si usted es de derecha o de izquierda, progresista, liberal o conservador, no puede haber discusión sobre su validez. Cómo aplicamos estos mandamientos es el problema. Cuando pienso en mis padres, me doy cuenta de cuán firmes y fieles fueron a su responsabilidad hacia mí durante todos mis años rebeldes y estoy muy agradecido de que nunca me abandonaron. Cuando estaba lejos de ellos, eran aún más conscientes de mi existencia. No todos tenían buenos padres, pero ahora pueden tomar mejores decisiones sobre cómo estar con sus propios hijos. Espero que los hijos vean que sus padres solo quieren lo mejor para ellos. Reconozcamos, como padres, las áreas en las que fallamos y admitamos que aunque no somos perfectos, lo que sea que hicimos, lo hicimos por amor a nuestros hijos. Comencemos este quinto libro de la Torá, pensando en cómo queremos avanzar en nuestras vidas, como los hijos de Israel que estaban listos para avanzar para tomar la Tierra Prometida.