Blog Vayiqra 3 de Nisan de 5780 בלוג וַיִּקְרָא, ג’ ניסן תש”פ

Esta Libro Vayiqra, “Y llamó”, mejor conocida como el Libro Levítico, también como el Libro de los Cohanim. Tiene tres temas: 1) el Qorbanot, las ofrendas 2) Tahor y Tamei, lo que es limpio e inmundo, apropiado e incorrecto y 3) Santidad y separación de Su gente. Este libro también describe los deberes de los Cohanim y está cubierto en un período de solo un mes. Hay muchas enseñanzas y principios en Vayiqra que podemos aprender a aplicar a nuestras vidas. Nos muestra que el Señor siempre está con nosotros, no importa cuán difícil sea nuestra situación. Hoy con Covid19, estamos experimentando algo nuevo por nosotros, ya que la mayoría de nosotros no estábamos durante la última plaga de 1918, la gripe española. Ha paralizado el sistema mundial moderno y nos ha obligado a separarnos y aislarnos de nuestros seres queridos. Algunos de nosotros nos vemos obligados una vez más a aprender cómo ser una familia. Nuestro mundo moderno ha creado personas que son independientes e individualistas. Ahora, por estar en aislamiento forzado, estamos buscando formas de ser comunidad. Hay una relación con esta porción, aunque al principio no la veamos.

A nadie le gusta estar en una situación en la que nos sentimos fuera de control. Eso es exactamente lo que nos está sucediendo hoy con esta pandemia. ¿De quién podemos depender? Muchos de nosotros no sabemos cuándo veremos nuestro próximo cheque de pago. Tenemos miedo de salir en caso de que contraigamos el virus. Fue así en el antiguo Israel. Habían sido totalmente cuidados, pero ahora tendrían que cuidar de sí mismos. Fue aterrador para ellos. El Creador tuvo que ganar lentamente su confianza. Permitió el sistema qorban o de sacrificio porque estaban acostumbrados a esas ideas de las prácticas paganas de los egipcios, pero lentamente comenzaría a cambiar su significado y la dirección de su enfoque de los dioses paganos a sí mismo. Él quería que se enfocaran en Él en lugar de los diversos dioses para lo que sea que necesitaran. Ahora no podrían instalar altares donde quisieran sino hacerlo de manera ordenada, ya que nuestro Dios es un Dios de orden que dice: “Vengamos a razonar juntos” (Isa.1:18). Lentamente alejaría a los israelitas del paganismo como una madre aleja a su hijo de la lactancia. Este proceso no sería simple porque es fácil ser totalmente dependiente y que alguien más resuelva todos nuestros problemas.

La última letra “א Aleph” de la palabra hebrea Vayiqra se escribe más pequeña que las otras letras indicando que nos llama sin imposición (se llama z’air – זעיר – minúsculo). Si el Creador es humilde a sí mismo cuando nos llama, ¿cuánto más debemos humillarnos a medida que nos acercamos a Él? No es fácil de entender. Desde el momento en que somos bebés, pensamos que somos el centro del universo. A medida que crecemos, aprendemos que este no es el caso. El Creador nos llama a cada uno para una tarea especial. Él dirige nuestras vidas a pesar de que a menudo preferimos salir por nuestro propio camino. Algunas personas prefieren atravesar paredes en lugar de cruzar la puerta que está abierta para nosotros.

La palabra Korban – קָרְבָּן – proviene de la raíz kerev – קרב – que significa “estar cerca o acercarse”. Si te alejas de los prejuicios teológicos que nos han alimentado a lo largo de los años y observas el judaísmo bíblico, verás que el Creador habla a toda la humanidad, no solo a Israel.

Todos hemos crecido con una religión u otra cuando éramos jóvenes; Hemos sido influenciados por estas enseñanzas y hemos desarrollado paradigmas que ahora nos forman. Cada vez que somos desafiados por algo que se encuentra fuera de nuestro sistema de creencias, nos sentimos incómodos e incluso rebeldes. No te preocupes por ser desafiado, preocúpate más por no estar dispuesto a ser desafiado. Aquí Israel está saliendo de la esclavitud, de un ambiente idolátrico en el que habían estado viviendo durante más de 200 años. Eso se había vuelto natural para ellos y sus hijos los aceptaban como verdades. El Creador los estaba sacando si querían irse o no. Estaban muy cómodos y ahora el Creador los obligaría a cambiar su enfoque de dependencia del paganismo a un solo Dios.

El Creador le dijo a la gente, (usando la palabra “adam” – אָדָם – por hombre) que le trajera una ofrenda voluntaria. Nunca obliga a nadie a creer en Él ni a darle nada. El uso de Adán sugiere la universalidad del mensaje. Esto pone la responsabilidad sobre la persona de llevar la ofrenda voluntariamente al Ojel Moed. De esta manera, nos hacemos responsables. Muchas religiones nos enseñan que todo lo que tenemos que hacer es cruzar los brazos y rezar para someternos ciegamente. Las ofrendas fueron traídas al Creador por aquellos que estaban dispuestos a reconocer quién es Él y darle gracias; también debían admitir que habían hecho algo mal “involuntariamente” y que debían ser perdonados. No hubo perdón por los pecados intencionales. Estos solo podrían ser perdonados mediante la “teshuvá” regresando a Dios, pero las consecuencias permanecieron intactas.

Este libro habla de cinco ofrendas 1) el Olah – עֹלָה – que para mí nos da la idea de ser elevados, 2) Minja – מִנְחָה – ofrendas de cereales o granos secos, 3) Jataat – חַטָּאת – fallo al blanco, 4) Shelamim – שְׁלָמִים – ofrenda de paz o de acción de gracias, y 5) Asham – אָשָׁם – la ofrenda de culpa. Cada uno juega un papel muy importante dentro de nuestra psique. El primero es sobre nuestra relación con Dios solo y el segundo nos muestra que no se necesitaba sangre para perdonar nuestros pecados, que nuestro Dios no es un Dios sediento de sangre. Primero habló sobre el olah y segundo sobre las ofrendas secas que señalaban las ofrendas de Abel y Caín. Abel trajo los “primeros frutos” de sus animales, mientras que Caín trajo “una” ofrenda de granos. No tiene nada que ver con que uno sea un animal y acepte el derramamiento de sangre en comparación con el rechazo de la ofrenda de granos. Tenía que ver con su “intención cavanah” al dar. Abel trajo lo mejor, mientras que Caín trajo cualquier ofrenda. Cuando servimos a Dios y a la comunidad, debe venir de todo nuestro corazón. Cuando rezamos, ¿es que viene de nuestros corazones o por presumir? El Creador nos da una sensación de seguridad, pertenencia. Elevemos nuestras plegarias de todo corazón no porque lo necesitemos especialmente durante estos días oscuros sino porque lo amamos. Seamos fuertes sabiendo que Él nos está cuidando a lo largo de este difícil proceso por el que estamos pasando.