Blog Toldot 2 de Kislev de 5780 בלוג תּוֹלְדֹת, ב ‘כסלו תש”פ

En Toldot aprendemos acerca de dos hermanos especiales, Jacob y Esaú, su educación, sus relaciones con sus padres como una familia disfuncional. No importa cuán disfuncionales fueran, las historias en la Torá están destinadas a enseñarnos principios que podemos aplicar a nuestras vidas. No le demos demasiada importancia al hecho de que la Torá no es cronológica, sino que retrocedamos en el tiempo, pensemos en lo que sus vidas nos pueden enseñar hoy.

En el último parashá aprendemos sobre el sirviente de Abraham cuando rezó por una esposa para Isaac, no rezó para que ella fuera de la familia de Abraham, o que fuera hermosa o inteligente. De su plegaria, podemos deducir que estaba buscando a una joven que le importara ser amable, tener un espíritu libre y que tomara la iniciativa. Ella no tendría que pedir a otros que le dijeran qué hacer y no tendría miedo de levantarse e irse. Sería valiente y segura de sí misma. Isaac necesitaría una esposa así para seguir los pasos de su padre para llevar al pueblo de Israel a buen puerto. Rivkah (Rebekah) era exactamente esa persona.

Después de muchos años, Rivkah no podía quedar embarazada, por lo que Isaac intercedió y sus oraciones fueron respondidas. ¡Rivkah, sin embargo, tuvo muchos problemas con este embarazo, por lo que se fue sola a “consultar al Señor”! (Génesis 25: 22b). Esto nos dice que Isaac hizo un excelente trabajo al enseñarle sobre el Boré Olam. Inmediatamente, Rivkah recibió una revelación sobre los mellizos que no compartió con su esposo. Cada uno de los mellizos tenía un carácter muy diferente, y es aquí donde vemos el primer error cometido por Isaac y Rivkah. Cada uno tenía su favorito y no lo ocultaban. Isaac prefería a Esaú porque era todo lo que él no era … un cazador, independiente, un buscavidas. Rivkah, por otro lado, era fuerte, con iniciativa propia, prefería a su hijo Jacob, que era todo lo opuesto a ella… a él le gustaba quedarse en la tienda. Cada vez que esta situación ocurre en un hogar, crea división. Sin embargo, lo peor que hizo Rivkah fue mentirle a Isaac y convertir a Jacob en cómplice de este engaño y enemigo de Esaú.

Sarah y Rivkah, siendo mujeres fuertes, decidieron ayudar al Creador a cumplir Su plan. Sarah sabía que había pasado sus años de maternidad, por lo que le dio Agar a Abraham, mientras Rivkah ideó un plan para obtener la bendición de la herencia para Jacob. Ambas habían escuchado los planes de Dios, pero no podían esperar. Jacob temía las consecuencias de este engaño, pero Rivkah le aseguró que ella tomaría la maldición sobre sí misma. Esto es exactamente lo que pasó. Una vez que Jacob se escapó de casa, nunca más volvimos a saber de ella ni cuando murió. Sus intenciones eran buenas, pero la forma en que manipuló las circunstancias para que todo saliera bien no fue buena. Si hubiera confiado en Isaac, su esposo, le habría contado la revelación que recibió y le habría explicado todo lo que sabía sobre sus dos hijos.

¿Qué podemos aprender de esto?

Incluso si creemos en el Creador, nuestro trasfondo, nuestra educación es tan fuerte que aún puede influir en nosotros para hacer lo incorrecto. Rivkah vino de un hogar donde el engaño era la norma. Vemos eso más tarde por el trato que le dio su hermano Lavan a Jacob. Podemos aprender mucho de los errores de Isaac y Rivkah. Si no somos obedientes al Creador e insistimos en hacer las cosas a nuestra manera, sufrimos las consecuencias. El Creador nos permite tomar nuestras propias decisiones, pero nos ha dado valores y parámetros a través de los cuales podemos tomar decisiones saludables. A veces hemos tenido valores inculcados dentro de nosotros en nuestra crianza y es difícil cambiarlos. Se necesita reconocimiento, trabajo y llevarlos al Creador. Cada cultura tiene valores diferentes; por ejemplo, en algunas culturas, es más importante aparentar y no mostrar quiénes somos. Esto es predominante hoy en el mundo de la política. Rivkah e Isaac jugaron ese juego y casi destruyeron el plan del Boré Olam.

Podemos ver personas reales, no superhéroes en la Torá, personas que son muy humanas con las que podemos relacionarnos. Podemos aprender de sus historias para tener cuidado de no cometer los mismos errores. Nos dan valores por los cuales podemos vivir y la capacidad de tener una catarsis en nuestras vidas donde nos deshacemos de los comportamientos pasados que ya no nos sirven.

¿Qué cosas traemos de nuestro pasado que son una piedra de tropiezo para tener una vida saludable integral? Conozco a alguien que dijo: “Nunca me rendiré” y esto ha destruido su vida. Una cosa es rendirse al Creador y otra muy distinta rendir sus malos hábitos e ideas del pasado. A veces tienes una adicción que es difícil de dejar; el primer paso es descubrir con qué no quiere lidiar o de qué está huyendo. Cuando escondemos nuestras cabezas en la arena como el avestruz, perdemos. Nuestros problemas deben ser tratados, no barridos debajo de la alfombra. Rivkah hizo todo de manera encubierta porque no confiaba en su esposo. Damas, están en sociedad con sus esposos y les aconsejo que compartan sus preocupaciones con ellos. Caballeros, les aconsejo que escuchen a sus esposas porque son más intuitivas que los hombres. Rivkah e Isaac se habrían ahorrado muchos problemas, así como muchas generaciones por venir si hubieran confiado el uno en el otro y en el Boré Olam. Es tranquilizador saber que, aunque nuestros héroes no fueron perfectos, el Creador nunca los abandonó, a pesar de todos sus errores.