Blog Jayei Sarah 25 de Jeshvan de 5780 בלוג חַיֵּי שָׂרָה, כ”ה חשון תש”פ

Cuando leemos los Midrashim es importante diferenciar entre “ilustración” y “verdad”. En el judaísmo, Proverbios (Mishlei) y Parábolas (Mashal) están destinados a enseñarnos principios, pero las historias no son la Palabra de Dios. Por ejemplo, la Torá nos dice que Sarah vivió cien años, veinte años y siete años. Nuestros sabios explican que cuando Sarah tenía cien años, era tan joven y hermosa como cuando tenía veinte años y cuando tenía veinte años, era tan inocente como cuando tenía siete años. Esta es una imagen hermosa, incluso creíble, ya que Sarah tuvo un hijo a los noventa años y donde quiera que viajaran, debido a su belleza, Sarah tuvo que mentir y decir que era la hermana de Abraham. Otro Midrash fue que Rivcah tenía tres años cuando el criado de Abraham la conoció, y que Isaac tuvo que esperar veinte años para que ella tuviera un hijo. Es obvio que esto no está en la Torá, pero la idea aquí era que ella era joven e inocente.

Sarah, la primera madre de la futura nación de Israel, puede ser vista como una mujer muy fuerte y valiente. Cuando Abraham salió de su casa a los 75 años, ella tenía 65 años. La tarea de Abraham era lograr que entendiera que solo había un Dios que unificaría a toda la humanidad. Siguió su llamado sin saber a dónde iba, y Sarah lo siguió sin dudar. Todas esas personas fieles que aceptaron esta creencia también fueron con Abraham. Es importante entender que no eran de su línea de sangre (aparte de Lot y Sarah), lo que nos muestra que Israel no se formó a partir de “genes físicos” sino que llevaban sus “genes espirituales”.

Sarah tenía una relación especial con su esposo, una de respeto y reverencia. El respeto mutuo es la clave para un buen matrimonio. La Torá nos enseña que el papel del esposo es ser el protector y la esposa, estar allí para apoyar a su esposo y nutrir a la familia. Lamentablemente, el feminismo ha destruido esta comprensión en su deseo de demostrar la superioridad de las mujeres. Ya sabemos que las mujeres son más capaces en la mayoría de las áreas, pero ese no es el problema. El Creador nos dio nuestros roles y cuando salimos de estos roles, destruimos la familia y la comunidad. Hoy el mundo nos dice que está bien e incluso es bueno intercambiar estos roles, pero nosotros, que conocemos la Palabra de Dios, entendemos las graves consecuencias. Cada uno de nosotros es igual en valor pero no somos iguales en posición y función. Solo aquellos que son ciegos y sin lógica o sentido común no pueden ver esto. La Torá no dice que las mujeres no pueden hacer el trabajo de los hombres o viceversa, sin embargo, hay un propósito más importante de cómo se diseñaron los hombres y las mujeres de acuerdo con las reglas de la naturaleza.

Sarah demostró su profundo amor y respeto por Abraham de muchas maneras, pero especialmente en el caso de Agar. Sarah sabía que estaba más allá de sus años fértiles y que Abraham anhelaba un hijo, un heredero. Sarah eligió a su sirviente más cercana, Agar, en quien obviamente confiaba, para tener un hijo con Abraham. Agar dio a luz a Ismael. Aunque Sarah se adelantó al Creador, su intención era buena, no mala. Con el tiempo, Agar comenzó a burlarse de Sarah y luego vemos a Ismael burlándose de Isaac, por lo que Sarah instó a Abraham a enviarlos a ambos lejos. En el judaísmo, el divorcio no es malo sino necesario cuando la relación se vuelve destructiva. Esto permite que ellos tengan esperanza que encuentren la pareja adecuada y a la vez ayuda a los hijos a tener paz. Conozco parejas que se llevan mejor como amigos después del divorcio. De la misma manera vemos a Abraham separado de Lot, no porque se odiaran, sino para evitar conflictos.

Sarah se sacrificó dos veces mintiendo primero a los egipcios y luego a Abimelec, porque amaba a Abraham y quería protegerlo. Estas cualidades fuertes y valientes deben ser honradas. No significa que ella era perfecta. Ella podría ser bastante empujona, pero Dios le dijo a Abraham que la escuchara. Hay momentos en que los esposos necesitamos escuchar a nuestras esposas, ya que pueden ser bastante intuitivas.

A continuación vemos el desarrollo de otra relación, Isaac y Rebeca. ¿Por qué crees que Abraham no permitió que Isaac tomara una esposa de la comunidad en la que vivía? ¿No tenían las mismas creencias y valores en el único Dios mientras las personas en la tierra a la que fue enviado su siervo eran paganas? Rebeca vino de la cultura pagana. El paganismo no era el problema. Lejos de su familia, Rebeca habría estado demasiado lejos de su hogar para regresar y tendría que depender completamente de Isaac y su familia para todo. Ella aprendería sobre el Dios de Isaac con el tiempo.

La relación entre Rebeca e Isaac era muy diferente de la de Sarah y Abraham, pero ambas mujeres eran muy fuertes, al igual que todas las madres de Israel. La Torá nos muestra la importancia de las mujeres fuertes en el desarrollo de la nación de Israel. La madre construye los cimientos del hogar mientras que el padre es la cabeza espiritual. Si la mujer no acepta su papel, el hogar es un fracaso. Les digo a los jóvenes que busquen una pareja con buenos valores y principios sólidos. Los cosméticos no significan nada y la belleza se desvanece cuando la persona interna no tiene valores. Vivimos en una sociedad basada en la imagen y nos olvidamos de lo importante. La verdadera belleza viene de adentro. El respeto y la reverencia el uno por el otro se ha perdido en esta era.

La Torá nos muestra ejemplos de dos mujeres, Sarah y Rebeca, que eran más fuertes que sus hombres, pero entendieron sobre la sumisión a sus esposos de una manera saludable. Una mujer puede hacer o deshacer a su esposo. Las mujeres pueden tomar mucho de los hombres, pero una vez que pierden el respeto hacia ellos, ese es el final de su relación. Para los hombres que digo, siempre tengan cuidado de cómo se relacionan y tratan a sus esposas. Sea lo suficientemente fuerte como para ponerse de pie y reconocer sus errores y corregirlos. La comunicación clara es vital para una buena relación. A las mujeres, les digo, no culpen a los hombres cuando no entienden lo que quieren. Ellos no pueden leer sus mentes. Necesitan decirles lo que quieren. La clave para una buena comunicación entre dos personas, consta de tres partes: una le dice algo a la otra, la otra responde y la primera confirma que entendió y está de acuerdo o en desacuerdo. El Creador quiere que tengamos buenas relaciones. Hay mucho que aprender de Sarah y Rebeca que sobrevivieron en tiempos difíciles y en muchos entornos.