Blog Emor 15 de Iyar de 5780 בלוג אֱמֹר, ט”ו אייר תש”פ

Esta porción, Emor (Habla) trata con las muchas reglas y regulaciones para los Cohanim. ¿Cómo aplicamos esto a nuestras vidas hoy? Enseño a nuestra comunidad a vivir la Torá, las instrucciones que nos dio el Boré Olam, nuestro Creador. La mayoría de nosotros aquí hemos tenido una experiencia con el Creador y sabemos que es importante ser fieles a Él, a nosotros mismos y a nuestra comunidad. Los Cohanim como líderes, estaban en el más alto nivel de santidad y necesitaban saber cómo comportarse ya que todos los ojos estaban puestos en ellos. Estamos en la misma posición hoy. Para aquellos a quienes se les ha dado más, se requiere más. Incluso cuando estamos rodeados de aquellos que piensan de manera diferente, debemos mantener nuestro estándar moral. No necesitamos impresionar a las personas con nuestra perfección, sino que necesitamos tener una sola cara donde quiera que estemos, ser nosotros mismos. Cuando las personas cercanas a nosotros están haciendo algo mal, no estamos llamados a condenarlos o juzgarlos como policías morales, pero debemos ser claros sobre nuestra posición sobre los problemas morales.

En Levítico 23, nuestra atención se dirige a los Moedim מוֹעֲדִים. En Génesis 1:14 está escrito: וַיֹּאמֶר אֱלֹהִים, יְהִי מְאֹרֹת בִּרְקִיעַ הַשָּׁמַיִם, לְהַבְדִּיל, בֵּין הַיּוֹם וּבֵין הַלָּיְלָה; וְהָיוּ לְאֹתֹת וּלְמוֹעֲדִים, וּלְיָמִים וְשָׁנִים. “Y Dios dijo: ‘Que haya luces en el firmamento del cielo para separar el día de la noche; y que sean por señales, y por estaciones (Moedim), y por días y años “. Levítico 23 habla de la santa convocación que comienza con el Shabat, (aquí el sétimo día de la semana), un día solemne de descanso. Shabat no significa siete, significa descanso. El séptimo día de la semana es un Shabat, pero no todos los Shabat caen el sétimo día de la semana; Todos los Moedim son también un Shabat ósea día de descanso y no necesariamente caen en el séptimo día de la semana. Es por lo que comenzamos a contar el omer – עומר el día después de Pesaj que no es el sétimo día de la semana, sino día de descanso. El Shabat, el séptimo día de la semana los cubre a todos.

Hay dos palabras que usamos para los días festivos; uno es Jag – חג Festival y el otro es Moed – מועד, tiempos señalados. De los siete Moedim, solo hay tres que son “chaggim – חגים”: Pesaj – פסח, Shavuot – שבועות y Sucot – סוכות, los tres Festivales de Peregrinos; el resto son los Tiempos señalados “santas convocaciones o reuniones”. El SEÑOR nos ha dado “ciclos” que tienen la connotación de ser circulares, todo incluido, holístico, en oposición a la comprensión lineal griega. Nuestra caminata diaria se puede comparar con una espiral, ya sea hacia arriba o hacia abajo. A veces parece que nos encontramos en la misma situación que antes, pero si tenemos una relación cercana con el Boré Olam, estamos en una espiral ascendente. Podemos dar dos pasos hacia adelante y uno hacia atrás, pero cuando nos vemos obligados a revivir algo, podemos ver que lo manejamos de una manera mejor y más madura.

Cada uno de los Moedim apunta a algo especial en nuestras vidas. El Shabat nos permite saber que cualquier otro Moed es un Shabat, un día de descanso. Comenzamos con Pesaj, el primer Jag, el comienzo del año que representa el cambio de paradigma en el que somos libres de pensar por nosotros mismos, ya no somos esclavos de las creencias de los demás porque el Creador está con nosotros. El segundo es los Primeros Frutos, Biqqurim Rishonim – ראשונים בכורים, los primeros pasos que damos en nuestro caminar con Él. Al ser imperfectos, cometemos muchos errores, pero siempre podemos comenzar de nuevo. Aprendemos más de nuestros errores que de hacer todo bien. El conteo del Omer nos lleva al final de los 50 días en Shavuot, donde nos encontramos en el monte. Sinaí para recibir los Diez Mandamientos. Es lo único que nos ha sido dado físicamente de la Mano de Dios y son todo lo que necesitamos para vivir en paz y armonía en este mundo. El resto es simplemente aplicación. Nadie fue forzado por el Creador a aceptarlos; si los seguimos, viene de nuestros corazones. Ese es una verdadera unión. Solo las religiones imponen sus caminos sobre los demás. Con Shavuot es como si ahora estuviéramos comprometidos y en una relación amorosa con nuestro Creador.

Hay un descanso para el verano donde aprendemos a caminar con Él y luego, en el otoño, nos embarcamos en el próximo grupo de Moedim. Los dos primeros, Iom Teruah – יוֹם תְּרוּעָה y Iom haQuippurim – יוֹם הַכִּפֻּרִים son para que estemos alertas y llamados a tener una relación más cercana con el Creador, que termina con Jag Succot. Iom Teruah, el Día del Soplo del Shofar ha pasado a llamarse Rosh Hashaná (Comienzo del Año), pero eso es simplemente tradición. El shofar se hace sonar para hacernos llamar la atención y estar despiertos y listos para lo que está por venir. Diez días después llegamos a Iom HaQuippurim, un día de la cubierta protectora de Dios para su pueblo. Nos reunimos como comunidad para regresar como su gente a nuestro Creador. Entendí este Moed mejor cuando leí el Sermón del Monte de Yeshua, donde dijo: “Bienaventurados los pobres en espíritu porque heredarán el reino de los cielos”. No se trata del ayuno, que nunca se menciona, ni de la autoflagelación, sino que nos humillemos ante Dios, para eliminar la hipocresía y las máscaras que usamos. Cinco días después, completamos el ciclo con Jag Succot, el único festival que dura ocho días; El primero y el octavo día son un Shabat, un día de descanso. El octavo día es un día de renovación y estamos listos para comenzar de nuevo. Cada año celebramos estos Moedim en un nivel superior en nuestro crecimiento espiritual.

Reto a las personas a tener un cambio de paradigma y estar listos para ver la verdad y no tener miedo al cambio. Aunque podríamos ser rechazados por otros, debemos recordar que la mayoría no necesariamente refleja la verdad. Tengo un gran amor por Israel, pero el problema hoy es que Israel se está convirtiendo en un país súper secular. El pueblo de Israel se está divorciando del Creador porque las personas religiosas, con todas sus reglas y regulaciones, los están alejando del Boré Olam. Cuanto más cerca estamos de Él, más nos damos cuenta de cuán lejos estamos de Él, el Dios de la compasión y la misericordia. Cuando somos muy religiosos, pensamos que estamos más cerca de Él, incluso hasta el punto de reemplazarlo con nosotros mismos. Mi deseo es traernos de vuelta al judaísmo bíblico יַהָדוּת מִקרָאִי. No necesitamos volver a los tiempos del Templo; todo lo que necesitamos son los principios que el Creador nos dio para aplicar en nuestras vidas para que podamos ser una luz para todas las naciones.