En Ajarei Mot (Después de la muerte) leemos sobre la muerte de los dos hijos de Aaron e inmediatamente las reglas para los rituales en Yom Kipur, para que nadie más tuviera que correr el mismo destino de estos dos jóvenes. Yom Kippur יוֹם כִּפֻּרִ se ha traducido como “Día de la Expiación o Día del juicio”, cambiando la idea de que es el Creador quien nos “cubre” y protege. Derivamos las palabras kipá y jupá de esta raíz. Esta cobertura no significa que podamos salirnos con “la nuestra”, sino que Él supervisa todas las cosas y nos ha proporcionado los medios para acercarnos a Él. La enseñanza de Nadav y Abiú es fuerte porque Israel recién se estaba formando como una nueva nación y tuvo que aprender que hay protocolos que deben seguirse para acercarse al Dios viviente.

Estas dos porciones Ajarei Mot-Kedoshim cubren las reglas y regulaciones tanto para los rituales como para la moralidad. Lamentablemente, hoy en día la gente pone mucho más énfasis en los rituales que en el aspecto moral de la Torá, que es necesario aplicar a nuestras vidas. En Kedoshim (santidad) vemos que el Creador dice: “Serás santo; porque yo, el SEÑOR tu Dios, soy santo” אֲנִי יְהוָה אֱלֹהֵיכֶם כִּי קָדוֹשׁ קְדֹשִׁים תִּהְיוּ.La palabra Kadosh – קָדוֹשׁ se ha traducido como santo, pero no significa que una persona santa sea alguien con un halo o aureola. Más bien se refiere que han separado a algo. En 1 Reyes 14:24 leemos “Y también había prostitutas de culto (קדש) (kadesh) en la tierra; e hicieron conforme a todas las abominaciones de las naciones que Jehová arrojó delante del pueblo de Israel”. Y en 1 Reyes 22:47 “Y el resto de las prostitutas del culto (hakadesh ה, que quedó de los días de su padre Asa, él tomó de la tierra“. Podemos ser apartados para bien o para mal. El Creador nos quiso estar separados de Él porque Él se ha separado por nosotros. Te recomiendo que leas estos dos parashiot como uno, en el que debemos estar presentables al Creador; ser “santos como Él es santo”. Él nos dice claramente lo que significa ser “parte de Él”.

Levítico 19 comienza con los dos en medio de los Diez Mandamientos, ambos son Jukkim – חוּקִּים – guardar el Shabat y honrar al padre y a la madre. Representan la bisagra entre los tres primeros y los cinco últimos. Las primeras tres son Mitzvot – מִצְוֺת y se refieren a nuestra relación con el Creador; Su identidad como el Dios que nos sacó de Egipto, para no adorar ídolos y no tomar su Nombre en vano. Los últimos cinco son Mishpatim – מִשְׁפָּטִים y se refieren a la relación que vamos a tener con nuestro vecino, nuestro prójimo, Lev. 19: 18…” ama a tu prójimo como a ti mismo, yo soy el SEÑOR”. וְאָהַבְתָּ לְרֵעֲךָ כָּמוֹךָ: אֲנִי, יְהוָה. Yeshua se estaba refiriendo a esto cuando dijo: “Haz a los demás como te gustaría que te hicieran a ti“. Si queremos ser santos, debemos seguir Sus Diez Mandamientos; eso es lo que nos diferencia del resto de la humanidad. Todo lo demás en las Escrituras es una aplicación de estos Diez. Sus mandatos morales que son mucho más importantes que los rituales, razón por la cual la humanidad está fallando hoy. Estos Diez Mandamientos pueden parecerle simples, pero no son fáciles de cumplir. Cada decisión que tomamos debe verse a través de su lente.

En Génesis 15: 12-16, Abram había profetizado acerca de Israel en la que el Creador dijo que los israelitas serían esclavizados en Egipto durante 400 años “hasta que la iniquidad de los amorreos alcanzara su máxima extensión”. Serían removidos de la tierra e Israel los reemplazaría. En Levítico 18: 26-30, el Creador dijo: Yo soy el SEÑOR tu Dios y estaba advirtiendo a Israel que sacaría al pueblo de Israel de la tierra como lo hizo con los amorreos debido a su comportamiento. Al final de Kedoshim, en Levítico 20: 22-26, se repite nuestra necesidad de obedecer Su Jukim y Mishpatim para que la tierra no nos vomite como aquellos que habían vivido en la tierra antes de que la tomáramos. En los tres casos, incluida la porción de Haftará, Ezequiel 20:17, le estaba hablando a Israel: “Me abstengo de destruirlos. No los acabé en el desierto”; porque había dado su palabra a nuestros antepasados. Esto es tan cierto hoy como entonces.

Hoy hemos hecho a Dios a nuestra imagen, convirtiéndonos así en dioses. El humanismo elimina al Creador de nuestras vidas. Nuestras propias reglas han redefinido la moralidad, pero aquí el Creador nos dice claramente que lo sigamos a Él y no a los hombres, de lo contrario sufriremos las consecuencias. Podemos engañar a otros, pero no podemos engañar al Creador. Los rituales religiosos son como cosméticos espirituales que nos enseñan cómo “parecer” santos a los demás, pero significan poco para el Creador que ve nuestros corazones, nuestras intenciones. ¿Le importa al Creador si usamos zapatos de cuero en Yom Kipur? Al pedirnos que aflijamos nuestras almas, quiere que nos humillemos ante Él; en cambio, nos preocupamos por lo bien que nos vemos a los demás.

La verdadera moralidad viene de arriba, no de nosotros, porque podemos ser influenciados por otros con demasiada facilidad. Hemos aceptado las mentiras del mundo hoy en día en lugar de la Verdad que solo puede venir del Creador, como dijo Yeshua; “Conocerás la verdad y la verdad te hará libre“. La palabra verdad en hebreo es un eufemismo que se refiere al Creador mismo sin tener que pronunciar Su nombre. Yeshua le estaba hablando a nuestro pueblo en un momento de gran opresión cuando las tradiciones del hombre habían reemplazado a la Torá de Dios. Quería que supiéramos que cuando tenemos una relación íntima con los Bore Olam, nos liberamos de la superstición y las regulaciones opresivas de los hombres por el poder y el control. El mensaje del Creador no se trata de doctrina; se trata de acción. El amor de Dios es palabra de acción. Cuando amamos a alguien, queremos hacer cosas por él; se trata de lealtad y acción, no de un sentimiento efusivo de Hollywood que se desvanece rápidamente.

El Creador separó a Israel y advirtió al pueblo que no imitara los caminos del mundo, como leemos en Levítico. Sin embargo, hoy Israel ha olvidado quiénes son y en lugar de seguir al Creador, prefieren ser aceptados por el mundo. Como Su remanente escogido, no sigamos sus pasos. La santidad está en lo que somos por dentro, así que no seamos como Nadab y Abiú que eligieron hacer las cosas a su manera y sufrieron las consecuencias; más bien, examinemos diariamente nuestros corazones, hagamos las cosas bien a aquellos a quienes hemos herido u ofendido y regresemos al Creador, eso es la verdadera teshuvá. Así es como tener una verdadera relación con el Bore Olam.

Shabbat Shalom Rabbi Netanel ben Yochanan  – Ranebi