Blog Mattot-Masei 26 de Tammuz de 5780 בלוג מַּטּוֹת-מַסְעֵי, כ”ז תמוז תש”פ

Estas dos porciones, Mattot (Tribus) – Masei (Viajes) terminan el cuarto libro de la Torá Bamidbar (Números). Mattot enfatiza el tema de los votos. Nuestro pueblo, Israel había hecho un voto de “hacer y obedecer” los Diez Mandamientos que Moshé había traído del monte Sinaí. Estas tabletas, la Constitución de Israel, se guardaron en el arca en el Mishkán donde quiera que fueran, y al frente de cada batalla fueron llevadas por los sacerdotes. Se dictaron sentencias para mujeres de todas las edades y estatus dentro de la comunidad por los votos que habían hecho. Estos fueron dados para su protección. Las mujeres en ese momento tenían menos derechos que los hombres; muy diferente a la de hoy; La Torá elevó el estatus de la mujer.

Se necesitaría un largo proceso para purgar esta nación incipiente de todos los viejos prejuicios que habían aprendido en el sistema opresivo bajo el cual habían vivido en Egipto. Con estas decisiones de votos, el Creador estaba instruyendo a esta segunda generación sobre el valor de las palabras que salieron de sus bocas. Israel, que fue creado para ser luz para el mundo, necesitaba aprender que las personas perderían la confianza en ellos cuando no cumplieran su palabra. Cuando prometemos algo, debemos cumplirlo. El rabino Yeshua nos dijo que nuestro “sí debe ser sí y nuestro no debe ser no”. Nuestras palabras tienen poder y tienen mucho peso. Conocemos el daño que puede causar “lashon harah”, la mala lengua, el chisme.

Al final de esta porción de Mattot, leemos sobre la venganza contra los madianitas y podemos preguntarnos por qué ellos y no los moabitas. Los moabitas temían a Israel mientras que los madianitas hicieron todo lo posible para destruir a Israel por puro odio o envidia. Esto se llama “sinat jinam – שנאת חינם”. Los madianitas usaron a sus mujeres para alejar a los hombres de Israel de su Dios, haciendo que Pinjas tomara medidas rápidas antes de que fueran totalmente destruidos por la plaga que siguió. Los israelitas les mandaron vengar contra los madianitas. Esta historia es difícil de comprender desde la perspectiva de hoy a menos que comprendamos que hay consecuencias por la desobediencia y la traición. Vemos este odio gratuito, antisemitismo corriendo desenfrenado en el mundo una vez más hoy. Los judíos han tenido muchos “holocaustos” a lo largo de los siglos: la Inquisición española, los pogromos rusos, el intento de aniquilación de Alemania, etc., simplemente por el hecho de que somos diferentes. Sufrimos cuando tenemos odio en nuestros corazones contra alguien sin razón.

Luego, leemos que tres tribus, Rubén, Gad y Manasés, querían quedarse en el otro lado del Jordán, y no en la Tierra Prometida, porque la tierra en la que estaban era apropiada para su ganado. Moshé insistió en que pelearan con los demás para conquistar la tierra y luego podrían regresar con sus familias que se quedaron atrás. El principio aquí es que el Creador nos guía y nos muestra lo que quiere que hagamos, pero tenemos que mantener nuestra palabra y trabajar duro por lo que queremos.

La siguiente porción, Masei, (Viajes) cubre cuarenta y dos lugares principales por los que pasó Israel y donde pasaron por experiencias para enseñarles sobre las consecuencias de sus acciones. Cada vez que desobedecían, su viaje se prolongaba. Con qué frecuencia querían regresar a Egipto donde habían sido esclavos y cuán similar es hoy con esta generación más joven que vive en el mundo libre pero que clama por regresar a un sistema socialista de donaciones, donde el gobierno los convierte en esclavos. Esta es una generación de derechos, mientras que el Creador nos está enseñando a través de Masei que si no trabajamos para ello, no tenemos derecho a ello.

El marxismo enseña que “el fin justifica los medios”; podemos hacer “lo que sea” necesario para alcanzar la meta. La Torá enseña lo contrario; Aunque el objetivo es importante, el viaje es lo que cuenta. Cada etapa del viaje de nuestra vida es para enseñarnos y hacernos una mejor persona. Si todo es demasiado fácil de obtener, perdemos el deseo de crecer y mejorar. Las ayudas son solo para personas con necesidades especiales, pero aquellos que son capaces necesitan usar sus habilidades para el beneficio de la sociedad y su autoestima. Somos la única especie con habilidades de comunicación e inteligencia y la Torá nos está enseñando acerca de la moralidad para que podamos usar estos atributos con responsabilidad. Si no actuamos con valores morales e integridad, la sociedad cae en el caos.

Hay dos sistemas en el mundo utilizados para que las personas obedezcan las reglas: uno es a través del miedo y la fuerza; el otro es incentivo y recompensa. La Torá enseña una tercera vía: por decisión moral personal. Hacemos lo correcto simplemente porque es correcto. No necesitamos ser comprados, seducidos o amenazados, pero debe provenir de nuestros corazones. Nuestras batallas diarias provienen de nuestra cavanah, nuestra intención. Así es como somos juzgados por nuestro Creador. Algunas personas juegan el juego de ser buenos, pero el Creador no se engaña fácilmente. Las buenas obras tienen poco valor si se hacen por la razón equivocada.

Todos hemos tenido altibajos en nuestras vidas. Hay cosas de las que podríamos avergonzarnos de nuestro pasado, pero siempre tenemos la oportunidad de corregirlas. No mantengamos nada en contra de nadie porque no sabemos por lo que han pasado. Simplemente póngalo en manos del Creador y haga una plegaria para que abran sus corazones. Hay veces que solo tenemos que estar de acuerdo en que no estamos de acuerdo con aquellos cuyas ideas son diferentes a las nuestras. Recuerda que nuestras palabras tienen poder, así que usémoslas para bien. Bamidbar termina en la frontera antes de que el pueblo pueda ingresar a la Tierra Prometida. Esto nos muestra que el objetivo no es tan importante como nuestro viaje por la vida.