Blog Shemot 21 Tevet 5782

Nuestra Parashá de hoy es Shemot, que significa “nombres”. Me gustaría centrarme en esa palabra porque los nombres son muy importantes. Mientras nos reunimos para celebrar el Shabat, millones de personas en todo el mundo están celebrando la Navidad. Me pregunto cuántos saben que Jesús era judío, que sus orígenes comenzaron como un humilde rabino en Israel llamado Yeshua ben Yosef. Mucho después de su muerte, el nombre de Yeshua se ha convertido en el nombre más popular del mundo, pero muy pocos entienden su mensaje. Quería desesperadamente que su pueblo, los judíos, regresaran a su Creador, obedecer el mensaje original de Dios entregado a Moisés para que podamos cumplir con nuestro llamado, el de ser ohr l’goyim, “luz para las naciones”. A lo largo de los siglos, la mayoría ha malinterpretado sus sencillas enseñanzas porque se habían transformado en mitos y leyendas. Como dijo Rav Shaul en Romanos 1:25, “cambiaron la verdad de Dios por la mentira y adoraron y sirvieron a la criatura en lugar del Creador, que es bendecido para siempre”. El mensaje de Rav Shaul también ha sido mal entendido y se le ha dado mala fama. Era un hombre educado de una familia judía adinerada, un estudiante de Torá bajo Gamaliel; era un rabino que nunca habría creado una nueva religión, aunque así es como se le recuerda. Más tarde, como estudiante de Rabí Yeshua, él nos guiaría en el camino para cumplir con nuestro llamado yendo a las naciones para llevarlas a la Torá escrita y a nuestro Dios. Nosotros en esta comunidad seguimos los pasos de estos hombres especiales cuyos nombres han sido profanados. El deseo de nuestro rabino Percy siempre fue reivindicar sus nombres.

Parashat Shemot comienza con: וְאֵלֶּה, שְׁמוֹת בְּנֵי יִשְׂרָאֵל, “V’eleh Shemot b’nei Israel …” estos son los nombres de los hijos de Israel … “. Entraron en Egipto como los hijos de Jacob, pero se irían para convertirse en los hijos de Israel. Una persona, dos nombres. Jacob había sido definido por su nombre, que tiene varios significados: seguidor, suplantador, engañador, y tendría muchas experiencias de vida antes de poder limpiarse de esos títulos para poder cumplir su nombre Israel, el hombre que luchó con Dios y prevaleció

Luego pasa a nombrar a cada uno de los doce 12 hijos de Jacob. En Bereshit 49, acabábamos de leer las bendiciones o profecías que les dio su padre en su lecho de muerte, y ahora, cuando pensamos en cada una de ellas, tienen características identificables. Por ejemplo, Rubén era inestable como el agua, Levi y Shimon eran como armas de violencia, etc. A lo largo de las Escrituras, a las personas se les dieron nombres que tenían un significado. Adán recibió su nombre de la palabra hebrea Dom que significa rojo o tierra a partir de la cual se formó. El segundo hijo de Isaías se llamó She’ar Yashuv de quien tomamos nuestro nombre… como leemos en Isaías 7: 3 y 10:21. “El remanente volverá, el remanente de Jacob, al Dios fuerte”. ¿Con qué frecuencia me he desesperado debido a nuestros números y me he preguntado si estamos en el camino correcto? Entonces recuerdo lo que es un remanente … no es popular, no es numeroso. Venimos al alma de Dios uno a la vez. Hay una expresión en el judaísmo, “quien salva una vida, salva el mundo”.

La pronunciación del Nombre de nuestro Creador fue secuestrada por nuestros sabios bien intencionados, para protegernos. En ninguna parte la Torá dice: “No pronuncies mi nombre”. De hecho, Dios le dijo a Moisés cómo pronunciarlo y las Escrituras nos exhortan a pronunciarlo e invocar Su Nombre. Podemos ver eso en Génesis 22; 14, Éxodo 6.3, Salmos 83.19, Isaías 12.4 y Jueces 6; 24, por nombrar algunos. Cuando nos dicen que no debemos pronunciar Su Nombre, están ignorando Sus propias palabras: “no añadas ni quites nada de mis palabras”. No importa cómo pronunciemos Su Nombre, ya sea Jehová, Yahveh, Adonai, se nos ha dado acceso a nuestro Creador y somos muy bendecidos por ello. Sin embargo, el Nombre de Dios no es un talismán para llevar en nuestros bolsillos y cuando lo necesitamos, lo sacamos y lo usamos a nuestro antojo para invocar el nombre y tener nuestros deseos satisfechos. Eso es ciertamente tomar su Nombre en vano.

He escuchado a gente decir “hay poder en el nombre”; eso no nos da licencia para repetir irreflexivamente Su nombre una y otra vez como si se agitara una varita mágica, sino que significa que Su poder será mostrado por Sus actos. ¡Su nombre representa todo lo que Él es y todo lo que Él hace! En este parashá, se identificó con Moisés, quien no sabía cómo podía decirles a los israelitas que lo habían enviado. El Bore Olam respondió “אֶהְיֶה אֲשֶׁר אֶהְיֶה, ehyeh asher ehyeh, YO SOY EL QUE SOY“. Y le dijo a Moshé: “… tú dices a los hijos de Israel: YO SOY me ha enviado a ti”. ‘אֶהְיֶה שְׁלָחַנִי אֲלֵיכֶם Ehyeh shlajani eleijem. Todos pronto verían quién era Él por lo que haría. La gente nos observa y con el tiempo llega a conocernos por nuestros hechos, ya sea que cumplamos nuestra palabra o no. Así es como nos hacemos un nombre. Es por eso que Yeshua dijo “que tu sí sea sí y tu no sea no, cualquier cosa más que esto tiene su origen en el mal”. Así es como generamos confianza.

Cuando somos jóvenes, a veces nos etiquetan con nombres que nos definen y que pueden impedirnos ser quienes estábamos destinados a ser. Puede provenir de una palabra irreflexiva de alguien a quien admiramos. Oh, eres demasiado tímido o que poco terror, eres un idiota, o no vales nada … Estoy seguro de que puedes pensar en algunas de las que se han dicho sobre ti. Si aceptamos y creemos que son ciertas, tendremos que luchar con estas etiquetas por el resto de nuestras vidas. Más tarde, podemos ponernos etiquetas, nombres que nos definan a menos que nos rehusamos a ser definidos por ellos.

En la industria médica moderna, se dan nombres para identificar enfermedades … la mayoría de las cuales son reales, pero ¿nos definen? Recuerdo cuando trabajaba en el hospital extrayendo sangre, mientras un equipo de médicos hacía sus rondas, rara vez miraban a la “persona”, pero la identificaban según el nombre de su condición médica. Hay personas que tienden a aferrarse al título de la enfermedad que les ha golpeado y personalizarlo, incluso pueden utilizarlo como arma para ganar simpatía inconscientemente de sus allegados. Puede que sea la única forma de llamar la atención o de ser atendidos. Sin embargo, les quita la capacidad de aprender a lidiar con sus vidas. NO se debe ignorar el poder de las palabras y los nombres. ¿Con qué frecuencia he escuchado a la gente decir “MI cáncer” o “MI diabetes” como si eso definiera quiénes son? La mayoría de las enfermedades son una señal de que nuestro cuerpo físico está desequilibrado de alguna manera con nuestra naturaleza espiritual. Hay momentos en que afrontar la vida, con las responsabilidades de los adultos, con las presiones que se nos imponen para triunfar, son cosas con las que no podemos lidiar, consciente o inconscientemente, por lo que el estrés se apodera de nosotros y nos enfermamos mental o físicamente. Estos son solo síntomas que nos muestran que hay cosas con las que debemos lidiar. Es posible que no nos demos cuenta de ellos, y puede que sea necesaria la luz de Dios para revelarlo. Por supuesto, heredamos genes defectuosos, pero generalmente hay una razón por la que están activados, y depende de nosotros buscar la causa raíz. Busca y encontrarás, toca y se te abrirá la puerta. A veces es simplemente “para que la obra de Dios pueda manifestarse en nuestra vida”, como dijo Yeshua en Juan 9: 3 cuando se le preguntó por qué el hombre nació ciego.

Los campos modernos de la psicología y la psiquiatría han desarrollado miles de etiquetas para nuestro comportamiento. Se dice que un niño al que se le permite correr salvajemente y aterrorizar a sus familias y maestros es hiperactivo, oh, tienen TDA y se les administra medicamentos para calmarlos. Ahora que las nalgadas y la disciplina ya no están permitidas en las aulas, esto ha aumentado exponencialmente hasta el punto en que los niños están aterrorizando a sus maestros. Los padres dan excusas por su propia incapacidad o falta de voluntad para poner orden en sus hogares porque no es fácil corregir a nuestros hijos, pero la Biblia nos dice que esto es lo que debemos hacer.

¿Nos define la enfermedad, física o mental? ¿Ha cobrado vida propia controlando nuestro comportamiento? No necesitamos aceptar ninguna definición falsa de nosotros mismos … física, espiritual o emocionalmente. Nos han vendido un montón de medias verdades, que siempre van acompañadas de “medias mentiras”. Hay que sacarlos a la superficie y verlos por lo que son. Dios eligió a Moisés para hacer eso con su pueblo. Tuvo que llevarlos a través del proceso de destete de 38 años lejos de los dioses que los habían infectado con sus falsas ideologías.

Estamos en el proceso como Jacob, de cambiar nuestros nombres. ¿Qué nos impide aceptar plenamente el papel para el que hemos sido llamados? Nunca es tarde para cambiar. ¿Qué pasos debemos tomar para deshacernos de la falsa identidad que hemos aceptado? El primer paso, la clave, es “reconocer” que podemos tener un problema. Dios no nos obligará a hacer eso. Necesitamos estar dispuestos a ver que hemos aceptado cosas sobre nosotros mismos que simplemente no son ciertas, que nos han esclavizado y que nos mantienen atemorizados. Hemos aceptado los nombres (Shemot), las etiquetas que otros nos han dado. A continuación, rezamos el Salmo 139 favorito de Ranebi, “Examíname, o Dios, y conoce mi corazón …” ¡Hazlo! y sepa que cuando le preguntamos, Él responde. No nos hizo robots; Quiere que demos ese primer paso de fe hasta que aprendamos a caminar con confianza; Él no anulará nuestras elecciones y nos permitirá viajar por el camino que hemos elegido hasta que no podamos tomarlo más y finalmente nos rendimos a Él.

El libro de SHEMOT nos llevará en un viaje donde los israelitas se verán obligados a dejar atrás las narrativas falsas que habían aprendido en Egipto para encontrar al Dios verdadero, Su verdadero Nombre. Tuvieron que aprender y comprender que cada uno de sus nombres era importante. Tú y yo estamos hechos de manera maravillosa y temerosa, sí, no somos perfectos, ni lo seremos nunca, pero no permitamos que nadie, excepto nuestro Creador, nos etiquete, nos dé nuestros nombres, Shemot, para que podamos entrar plenamente en ¡Su propósito para nuestras vidas!

Shabat shalom

Peggy Pardo