Blog Re’eh 25 de Av de 5780 בלוג רְאֵה, כ”ה אב תש”פ

Esta parashá Re’eh (Ver) comienza con una bendición brajá בְּרָכָה y una maldición qlalá קְלָלָה. Moshé estaba advirtiendo (tojejáh – תוכחה) a su pueblo, por su propio bien, que si obedecían los principios que el Bore Olam le entregó en el monte Sinaí, las cosas les irían bien; si desobedecían, las cosas irían mal en sus vidas como consecuencia directa. De la misma manera, nosotros, como padres, establecemos límites para nuestros hijos, no para controlarlos sino para protegerlos de cualquier daño. Sin embargo, a menudo culpamos al Creador por nuestro sufrimiento, preguntándonos por qué nos está castigando en lugar de comprender que nos dio libre albedrío y que tenemos que asumir la responsabilidad de nuestro comportamiento. Nuestras elecciones afectan no solo nuestras propias vidas, sino también las de quienes nos rodean, tanto ahora como para las generaciones futuras. La palabra Re’eh רְאֵה es singular pero va seguida de lefaneijem לִפְנֵיכֶם, un sustantivo plural que indica que comienza con el individuo y se extiende a la comunidad.

En las dos últimas parashot, Moshé se ocupó de las mitzvot (los primeros tres mandamientos) y en esta, comenzará a desarrollar los Juquim, las ordenanzas (principios cuarto y quinto) y los mishpatim, los estatutos (los últimos cinco). Los Juquim no nos brindan una explicación lógica, sino que simplemente deben ser obedecidas; se refieren al Shabat y a honrar al padre y a la madre. Estos son seguidos por los mishpatim que se refieren a nuestra responsabilidad hacia nuestro prójimo. Esta parashá también describió los alimentos que se pueden y no se pueden comer, conocidos hoy como las leyes kashrut, aunque la palabra kosher no aparece en ninguna parte de la Torá. También enfatiza que debemos cuidar a los menos afortunados que nosotros: el extranjero, la viuda y el huérfano, básicamente los pobres. Aquí Moshé le dijo a la gente que el Creador quería que hicieran todo con alegría, que disfrutaran de la vida en contraste con la manera ascética de los mismos religiosos. La celebración de la vida se hace en comunidad, compartiendo entre nosotros y no aferrándose a cosas por motivos egoístas. Dar y participar fueron especialmente importantes en Shalosh Regalim, los tres Festivales de Peregrinos.

Me gustaría enfatizar el título, Re’eh, esté atento, abra los ojos, vea lo que hay a su alrededor. Deut. 13 nos advierte que no nos dejemos engañar cuando un falso profeta se levanta y nos lleva a un falso dios. Necesitamos verificar lo que está diciendo y si suena demasiado bueno para ser verdad, ¡cuidado! ¡No todo lo que brilla es oro! Hoy el mundo está atrapado en una red de rumores y reportajes falsos que causan histeria masiva. El Creador nos dio un cerebro y quiere que analicemos los hechos antes de creer todo lo que vemos u oímos. El significado de la idolatría es cambiar al Dios verdadero por un dios o dioses falsos. Por ejemplo, alguien me preguntó: “¿Cómo puedo ser perdonado por mis pecados si alguien más no paga por ellos?” Qué conveniente es creer eso, pero ¿Qué pasa con la responsabilidad personal? Nuestro gran rabino Yeshua dijo: “La razón por la que les hablo en parábolas es que miran sin ver y escuchan sin oír ni entender”. (de Mateo 13, citando a Jeremías e Isaías).

Hay un dicho “ojos que no ven, corazón que no siente”. Es fácil ignorar las consecuencias de nuestro comportamiento. Moshé estaba advirtiendo a la generación más joven que necesitaban ser lo suficientemente fuertes para resistir las formas cautivadoras de las gentes que vivían en la tierra que estaban a punto de conquistar. Necesitaban tener una base sólida en la que pudieran confiar cuando llegara la tentación. No hay nada más fuerte que una relación personal con el Creador. Ir a tu centro de adoración que elijas una vez a la semana no es suficiente. No se trata de lo que decimos, sino de lo que hacemos, de cómo le servimos. El Creador no necesita nada de nosotros, pero las Escrituras están llenas de versículos sobre cómo ayudar a los menos afortunados que nosotros. Sirviendo a otros es servir al Creador.

Los israelitas estaban a punto de tomar posesión de la Tierra Prometida. ¿Qué hacemos cuando nos mudamos a una nueva casa? Limpiamos cada rincón y grieta para asegurarnos de que no quede suciedad de las personas que vivieron allí antes que nosotros, ¡especialmente los baños! Los israelitas necesitaban eliminar cualquier cosa que pudiera contaminarlos de la cultura cananea. El Creador dijo: “¡No imites sus caminos!” Hoy nos hemos convertido en imitadores en lugar de mantener nuestra propia identidad. Hemos olvidado quiénes somos. Cuando permanecemos en silencio porque no queremos que se nos señale por nuestros valores, somos tan culpables como aquellos que imitan abiertamente los caminos del mundo. Esta porción nos recuerda que no debemos cambiar al Dios verdadero por una imitación simplemente porque es popular. Lo queramos o no, si tenemos una verdadera relación con el Creador, vemos la vida de manera diferente, nuestros valores son diferentes. Eso puede resultar costoso. Seremos juzgados y nombrados. El Creador nos presentó los Diez Principios (también denominados los “Diez Mandamientos”) y por lo tanto como consecuencia las bendiciones y maldiciones. Por lo tanto, depende de nosotros conservarlos. Cuántas religiones nos enseñan a no preocuparnos; podemos hacer buenas obras para equilibrar las cosas malas que hacemos, o podemos comprar indulgencias para pagar y ser librados del pecado. ¿Es el Creador tan ingenuo que podemos comprarlo?

¿Cómo podemos aplicar esto a nuestras vidas hoy? Necesitamos comenzar con nosotros mismos. Si no estoy bien conmigo mismo, no puedo estar bien con nadie más. Si no puedo amarme a mí mismo, ¿Cómo puedo amar a mi prójimo? Necesitamos volver a lo básico. Joni Eriksen-Tada tuvo que aceptar su estado nuevo tetrapléjico. Hizo que la ambición en su vida fuera salir de sí misma y servir a los demás. Esto le trajo una profunda satisfacción y alegría en su vida. ¿Estamos listos para examinar nuestra relación con el Creador, para ser honestos con nosotros mismos para poder servir a los demás? Ponemos límites a nuestras capacidades cuando no queremos que nos saquen de nuestras zonas de confort. La única vez que crecemos es cuando nuestras zonas de confort se ven desafiadas. Es hora de sentirse incómodos, de estar ocupados sirviendo al Creador sirviéndose unos a otros. La parashá termina con diezmar, dar. El Creador habla constantemente de esta área porque sabe que no es cómoda. Esta es la parashá que trata de vivir nuestras vidas con alegría, en relación con el Creador y en el servicio mutuo. Eso evitará que nos aburramos y que nos mantengamos alejados de la idolatría.