Adar 15, 5781

Parashat Tetzaveh comienza con el encendido de la menorá con el aceite puro. Aunque esto tiene una aplicación espiritual para nuestras vidas, también hubo una aplicación práctica. El Ohel Moed, la tienda de reunión no tenía ventanas, lo que la hacía completamente oscura. La menorá sirvió para traer luz para que los cohanim que ejercían su servicio dentro pudieran ver lo que estaban haciendo. En Génesis, leemos que “En el principio” el Creador separó las tinieblas y creó la luz. La luz de la menorá disiparía la oscuridad dentro del Ohel Moed, apuntando hacia la luz para toda la humanidad: “los Diez Mandamientos”. Podríamos decir que, el Ohel Moed fue un microcosmos de toda la creación de Dios.

Uno de los requisitos para la luz del interior de la Tienda era que debía estar hecha de “aceite de oliva puro”. La aceituna tiene un significado especial en la Torá. Cuando Noé envió una paloma para ver si la tierra estaba seca, regresó con una rama de olivo en la boca que representaba que la humanidad comenzaría de nuevo con la esperanza de que finalmente pudiera haber paz. Otra hermosa imagen es el olivo natural es que, a los descendientes de Abraham, Isaac y Jacob junto con las ramas injertadas del olivo silvestre, forman la comunidad de Israel. Vemos esto con Caleb, hijo de Jefone el Quenezo que se convirtió en el príncipe de la tribu de Judá y se le dio la tierra de Hebrón como su herencia.

El aceite tenía que ser puro tanto para su aplicación espiritual como práctica. En el sentido espiritual, el cohen necesitaba ser “puro” – “tahor” – טָהוֹר y prácticamente, el aceite tenía que arder limpiamente, o la Tienda se llenaría de humo, asfixiando a los que estaban adentro. La Torá es luz para las almas que la viven permitiéndoles vivir bien. En contraste, la mayoría de las religiones te dirán que son las únicas que pueden traer luz a sus seguidores. Encienden su propia menorá dentro de sus propias tiendas de reunión. El problema es que su aceite no es puro, más bien produce mucho humo, sofocando a sus seguidores. ¡La religión mata! Elija cualquier religión y verá que están enviando su propia luz al mundo, pero no la luz de la Torá. Hemos sido contaminados religiosamente. Cada uno tiene su propio dios hecho a su imagen y semejanza. Te pedirán que hagas cosas que nuestro Creador nunca te pidió que hicieras. La religión más grande de hoy es el humanismo que entroniza a la humanidad, quien insiste en que es más humano que el Creador. Esto es lo que sucedió con el rey Saúl, que desobedeció al Todopoderoso. Si hubiera obedecido cuando se le dijo que destruyera todo Amalek, no habría habido un Hamán en Purim.

Hay muchos detalles que describen las vestimentas y los rituales de los cohanim para los descendientes de Aarón y sus hijos. En lugar de examinarlos todos, veamos simplemente lo que podemos obtener para aplicar a nuestra vida diaria. “Para cada temporada, hay una razón”. La ropa elaborada de los cohanim nos enseña sobre el cuidado que debemos tener antes de acercarnos a Dios. Siempre debemos acercarnos a Él con lo mejor de todo, representado desde el turbante que nos representa proteger nuestros pensamientos, hasta los pies descalzos de los cohanim, representando la humildad, a fin de que no olvidaran poner los “pies en la tierra”.

Así como el pueblo de Israel había sido programado en Egipto y ahora comenzaría el proceso de cambiar lentamente su mentalidad, nosotros también necesitamos cambiar muchas de las cosas de nuestra infancia que aceptamos como verdad. Nuestros padres y abuelos hicieron todo lo posible por enseñarnos, pero nuestra verdad difiere mucho de la Verdad del Creador. Los Diez Mandamientos son la Revelación Divina del Todopoderoso a la gente en el monte. El Sinaí se dispersará por todo el mundo. Estos son los cimientos de la Verdad. Fueron colocados dentro del Arca – el Aron – אֲרוֹן en el centro del Lugar Santísimo, desde el cual el Creador hablaría al pueblo de Israel. Nos dijo que seríamos un “reino de sacerdotes y una nación santa” con el papel especial de ser “ohr l’goyim” llevando la luz de los Diez Mandamientos al resto de las naciones. ¿Te imaginas cómo sería este mundo si todos simplemente guardáramos estos mandamientos?

Nuestras vidas son como la menorá que iluminó el Mishkán. Cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de ser un faro de luz en un lugar oscuro. Nuestra mera presencia marca la diferencia dondequiera que el Todopoderoso nos haya colocado. ¿Se da cuenta de que afecta a los demás con sus palabras e incluso con su silencio? Necesitamos hablar por aquellos que no pueden hablar por sí mismos. El Mesías Yeshua habló mucho sobre la luz. En el Sermón del Monte en Mateo 5: 14-16, dijo: 14 “Vosotros sois luz para el mundo. Una ciudad construida sobre una colina no se puede esconder. Del mismo modo, cuando la gente enciende una lámpara, no cubre con un cuenco, pero colócalo sobre un candelabro, para que brille para todos en la casa. De la misma manera, deja que tu luz brille ante la gente, para que vean las cosas buenas que haces y alaben a tu Padre que está en los cielos”. Preguntémonos si estamos siendo una luz para el mundo a través de nuestras acciones y nuestro comportamiento Nuestras acciones hablan mucho más fuerte que nuestras palabras.

Shabbat Shalom