Nitzavim 27 Elul 5781

Sé que estoy diciendo lo obvio, pero cuando quieres saber lo que dijo alguien debes ir a la fuente. En esta oportunidad, la mejor manera de saber lo que Dios desea de nosotros es “leer” lo que dice la Torá, no seguir ciegamente lo que otros dicen acerca de la Torá. Por supuesto, es más difícil cuando no hablamos el idioma de la Torá, que es el hebreo, pero podemos descubrir en sus páginas lo suficiente en nuestro propio idioma para saber lo que tenemos que hacer. Todos tienen su opinión: eruditos, rabinos, pastores y mucha gente instruida, pero lo importante que hay que recordar es que el Bore Olam le hablaba a un pueblo sencillo, que en aquel momento no tenía un alto nivel de educación, no tenían doctorados y habían sido esclavos. No tengamos miedo de no entender lo que la Torá nos está enseñando porque no somos tan educados como los eruditos modernos o los teólogos altamente estimados, pero tomemos el tiempo para leer lo que dice y luego retrocedamos para intentar ver la fotografía más grande. No es un mensaje complicado. Dice en este parashá Nitzavim: “Porque este mandamiento que te ordeno hoy, no te está oculto, ni está lejos. No está en el cielo para que digas: “¿Quién subirá por nosotros al cielo y nos lo traerá para que lo escuchemos y lo hagamos? Ni está más allá del mar, para que digas: ¿Quién cruzará el mar por nosotros y nos lo traerá para que lo escuchemos y lo hagamos? Pero muy cerca de ti está la Palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas.”

Cuando leí los dos primeros versículos de Nitzavim, sentí que Moshe me estaba hablando directamente. Esto es lo que dijo: “Todos ustedes están hoy en pie ante el SEÑOR su Dios; los capitanes de tus tribus, tus ancianos y tus oficiales, con todos los hombres de Israel, tus niños, tus mujeres y tu prosélito que está en tu campamento, desde el cortador de tu leña hasta el aguatero; para que entres en el pacto con el SEÑOR tu Dios, y en el juramento que el SEÑOR tu Dios hace contigo hoy. Y no solo contigo haré este pacto y este juramento, sino con el que está aquí con nosotros hoy delante del SEÑOR nuestro Dios, y también con el que no está aquí con nosotros hoy. ¡Somos tú y yo! Moshé quiere que entremos en Pacto con el Creador, desde el más grande de nosotros hasta el más pequeño, israelita y no israelita. Este verso me hizo levantarme y tomarme muy en serio sus palabras.

Moshe nos advirtió una vez más sobre lo que nos sucedería si seguimos a dioses falsos y nos negamos a reconocer que el Dios de Israel era, es y siempre será el único Dios, el Creador de todas las cosas. Si miramos alrededor del mundo, estas advertencias se están cumpliendo. No hay excusas a excepción de nuestro obstinado orgullo. Recuerdo haber escuchado en las iglesias que la “ley” o la Torá era imposible de cumplir. Eso está en oposición directa a lo que está escrito aquí. No es de extrañar que la Torá haya sido una amenaza tan grande a lo largo de los siglos y que haya que quemarla, eliminarla o invalidarla. El propósito principal de Yeshua era traernos la Torá de regreso y hacerla universal. ¿Qué clase de Dios sería el Creador si nos dijera que debemos ser obedientes a algo que es imposible de obedecer y luego nos castigaría cuando no lo somos? Nuestro Creador redujo o restringió Su poder y poder cuando nos dio el regalo del libre albedrío. Él quiere que elijamos venir a Él, para saber que solo Él tiene lo mejor de nosotros y quiere que le amemos y confiemos en él. Eso no se puede hacer cumplir.

Pero podríamos decir, “¿cómo podemos confiar en Él en estos tiempos difíciles?” especialmente cuando hemos pasado por tiempos difíciles antes; eso es lo que nos muestra la Torá y cómo Dios siempre nos ayudó a superarlo. Los tiempos difíciles despiertan un espíritu dentro de nosotros que se ha vuelto aburrido y complaciente. Los tiempos difíciles nos sacan de nuestras zonas de confort y nos llevan a un lugar en el que nos vemos obligados a tomar decisiones difíciles. Eso nos lleva a estos versículos de este parashá. “Mira, he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal; porque yo te mando hoy que ames al SEÑOR tu Dios, que andes en sus caminos, y que guardes sus mandamientos (Mitzvot) y sus estatutos (Jukkim) y sus juicios (Mishpatim), para que puedas vivir y multiplicarte; y el SEÑOR tu Dios te bendecirá en la tierra a la que entras para poseer”. Esta es una manera de señalarnos Sus Diez Mandamientos, que se dividen en las Mitzvot (las tres primeras, dirigidas hacia Dios), las Jukkim (la cuarta y la quinta, dirigidas hacia nosotros mismos) y las Mishpatim (las cinco últimas, dirigidas hacia nosotros mismos nuestro vecino).

Moshé nos advirtió: “Pero si tu corazón se aparta, de modo que no escuches (eso es orgullo obstinado) sino que serás atraído y adorarás a otros dioses y los servirás; Te anuncio este día que ciertamente morirás (es decir, espiritualmente), y que no prolongarás tus días en la tierra a la cual vas a cruzar el Jordán para entrar y poseer. Llamo al cielo y a la tierra por testigos este día contra ti, que he puesto delante de ti, vida y muerte, bendición y maldición; por tanto, elige la vida, para que tú y tu simiente vivan. Para que ames al SEÑOR tu Dios, y escuches su voz y te unas a él; porque él es tu vida, y la duración de tus días; para que vivas en la tierra que el SEÑOR juró a tus padres Abraham, Isaac y Jacob que les daría”.

Elegir la muerte no significa que estemos sentados pensando en el suicidio todo el día. Tiene que ver con nuestro comportamiento. Nuestras decisiones pueden conducir a la vida o la muerte del alma. Hay tantos ejemplos de eso hoy; por donde empezamos Aquí hay un par; otro huracán acaba de azotar Haití y Luisiana. Escuché a un comentarista decir que Haití todavía se está recuperando de la tormenta que azotó hace 11 años. Recuerdo cuánto dinero se invirtió para ayudar a la gente. ¿Adónde se fue? Ese tipo de corrupción es elegir la muerte.

Aquí hay otro ejemplo: hay empresas hoy en día que ganan cantidades exorbitantes de dinero, pero causan daños colaterales. Ni siquiera mencionaré las compañías farmacéuticas, ya que es obvio. Pero en todo el mundo occidental, las pequeñas empresas han estado cerrando, incluso antes de la pandemia, porque grandes cadenas con un enorme poder adquisitivo se han apoderado de los mercados. Pueden aumentar el precio de costo de los fabricantes debido a su tamaño, lo que hace imposible que la pequeña “tienda Ma&Pa” compita, por lo que se ven obligados a cerrar. Estas grandes cadenas que compran en el extranjero utilizan a mujeres y niños como mano de obra barata que nunca se puede igualar en este país. No podemos culpar a nadie porque nos lo hicimos a nosotros mismos. Queremos los precios de las tiendas de dólar, pero hay un precio que pagar en todos los niveles. Cuando era niño, todos podían trabajar. Todos tenían un sentido de autoestima porque podían poner comida en sus mesas incluso si provenía de bombear gasolina o usar guantes y un uniforme mientras presionaban el botón de un ascensor del departamento mientras saludaban al comprador. Hoy en día, la tecnología se ha salido de control y ha provocado que la gente se quede sin trabajo debido a la robótica. Hemos perdido totalmente la idea de “amar a tu prójimo como a ti mismo”.

Es bueno que esta parte se lea antes de Yom Teruah. Ahí es cuando sonará el shofar para que enfoquemos nuestra atención en Dios y en nuestro ser interior, pidiéndole que escudriñe nuestros corazones. Está escrito en este parashá que si nos volvemos a Él “… el SEÑOR tu Dios circuncidará tu corazón y el corazón de tu descendencia, para que ames al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, para que puedas vivir”. Esta circuncisión del corazón es una perforación de nuestros procesos de pensamiento. Me tomo muy en serio el Salmo 139 favorito de nuestro rabino y realmente le pido a Dios que escudriñe mi corazón. El sábado pasado por la noche, me sentí como si estuviera en una sala de cine viendo los eventos de mi vida pasar ante mis ojos. Le pregunté “¿por qué tengo que volver a mirar estas cosas?”. Entonces me di cuenta de que esta vez podía verlos desde un lugar más alto en la espiral de la vida, desde una perspectiva más madura … no para culparme a mí ni a nadie, no para culparme a mí ni a los demás sino para ver que Dios Continúa el proceso de la circuncisión … abriendo mi corazón y cambiando mis paradigmas, poco a poco. Es un proceso. Es por eso de que en esta parashá también nos dice … “Porque ustedes saben cómo hemos vivido en la tierra de Egipto”; Todos tenemos nuestro Egipto dentro de nosotros, y Egipto necesita tiempo para dejarnos. Solo necesitamos estar dispuestos.

La vida no es un picnic, aunque es un regalo y puede ser alegre. Es una serie de desafíos, probar nuestro metal que se somete al fuego para su purificación. No nos quejemos cuando nos prueben; porque es en esos momentos que podemos ver Su Gloria. A nadie le gusta sufrir, pero cada vez que rompemos un mandamiento escrito en piedra, eso es exactamente lo que estamos haciendo … estamos eligiendo la muerte. El trabajo de nuestra vida de Rabino fue enseñarnos cómo aplicar la Torá a nuestras vidas y seguimos responsabilizándonos mutuamente por eso en esta comunidad. No es suficiente escuchar, tomar notas y decir “sí, lo sé”; necesitamos vivirlas en las cosas que hacemos todos los días y cuando fallamos, tenemos que volver, hacer teshuvá y empezar de nuevo.

¿Qué eliges… muerte o vida? No se trata de lo que decimos … Dios lo dijo todo … se trata de lo que hacemos y la intención de nuestro corazón. Cuando Moshé nos dijo que no añadiéramos ni tomáramos nada de la Palabra de Dios, y elegimos la obediencia sobre la tradición, estamos eligiendo la vida. Cuando honramos el Shabat y a nuestros padres, estamos eligiendo la vida. Cuando le damos a alguien nuestra palabra y la cumplimos, estamos eligiendo la vida. Cuando Moshe nos dijo que trajéramos los primeros frutos de nuestro trabajo y pusimos a Dios primero; estamos eligiendo la vida. Cuando nos negamos a chismorrear sobre alguien, estamos eligiendo la vida. La semana que viene, cuando suene el shofar, los ojos y oídos del cielo estarán aún más atentos a nuestras oraciones; dediquemos tiempo a escuchar esa voz interior que nos dice dónde debemos hacerlo mejor y luego, hagámoslo mejor. Nuestro Dios es el Dios del comienzo de nuevo; no hay otro.

Shabbat Shalom

Peggy Pardo