Blog Ekev 23 de Av de 5776 , בלוג  עֵקֶב  כ”ג אב, תשע”ו

La mayoría de nosotros pasamos mucho más tiempo preocupados por nuestra apariencia exterior que en nuestro interior. Durante mucho tiempo he estado enseñando en: “decir no a la religión, sí al Creador”, pero la mayoría prefiere la religión que lo hace parecer mejor… veo lo bueno que soy, cuán justo soy, básicamente, mostrándome  en lugar de centrarse en lo que hay en nuestros corazones y cuidando de tener nuestra  moral, nuestros valores, y principios éticos. Preferimos seguir a la multitud y  copiar lo que todos hacen en vez de pensar por nosotros mismos. Ese era el problema con Israel tanto antes como lo es ahora. En esta porción Ekev, en Deut. 10:16, Moshé nos estaba diciendo: “circuncidar nuestros corazones”. Eso no quiere decir que ya no hay necesidad de que los hijos de Israel hagan el Brit Milá, lo que circuncidar nuestros corazones se refiere es  exponer nuestros corazones, ser vulnerables, bajar la guardia y nuestro orgullo cuando  nos abrimos a los cambios que el Creador llevará a cabo en nuestras vidas a medida que somos leales a Él.

En Deut. 7: 6 leemos que Él escogió a Israel para ser su pueblo, su pueblo escogido, diferentes del resto, un tesoro especial, sobre todo los que están en la tierra. No podemos estar orgullosos de ser elegidos. Totalmente al contrario, es una cuestión de humildad. Nuestro Creador también escoge a personas de entre todas las naciones y cuando hemos sido elegidos, tenemos la responsabilidad. Incluso si tratamos de huir de ella Él nos buscará. Él nos elige para un papel o una tarea específica para la que a menudo pensamos que no estamos preparados. Aquí hay un principio importante para nosotros. Nada de lo que empezamos a hacer es fácil, pero cuando vemos hacia atrás y recordamos nuestro pasado, podemos tener la confianza de lo que ya hemos logrado. Esta es la razón porque Moisés le dice a la gente que deben recordar lo que el Creador había hecho por ellos durante todos sus años en el desierto. Les recuerda que sí  hizo milagros para nosotros, pero que teníamos que hacer el resto. Él abrió el Mar Rojo, pero no nos llevó a través de una alfombra voladora. Teníamos que llegar al otro lado por nuestra propia cuenta. Si Él nos daría la tierra, pero nosotros tendríamos que construir un ejército y luchar por ella, pero que Él estaría con nosotros. Hoy Israel puede presumir de todos los misiles y su fuerza militar, pero esto no les ayudará si continúan destruyéndose  a sí mismos desde dentro. Esta enseñanza necesita ser enfatizada por lo que vemos que sucede hoy en Israel. Ellos han sucumbido a las aberraciones de la humanidad. Ellos han aceptado con orgullo estilos de vida que Dios aborrece; tan orgulloso de que son como las otras naciones. En la parte Ekev “si” se repite una y otra vez que denota que el éxito de Israel ha sido y está condicionado a la obediencia a Sus mandamientos. Nuestro Creador hizo una promesa a nuestros antepasados y Él lo mantendrá, pero nosotros, su gente va a sufrir las consecuencias de nuestra desobediencia. Se ha tardado 2.000 años para el restablecimiento del estado de Israel y esto ciertamente no se ha debido a nuestro buen comportamiento, pero debido a su promesa.

Estamos más preocupados por lo externo que lo que está dentro. La justicia comienza dentro. Nuestros valores tienen que estar por encima de todas las demás naciones. Si Israel no se puede distinguir por sus valores por encima de las otras naciones, ¿Cuál es la razón de su existencia? Nosotros, como pueblo de Dios no tenemos el derecho a llamarnos parte de Él, si nuestros valores no son mejores que los valores de los que nos rodean. No nos preocupamos por cómo nos vemos, sino lo que somos. Nuestro Creador nos está pidiendo una revolución personal. Dejemos de tratar de quedar bien con los demás, sino más bien seamos gente de valor, donde nuestras acciones influyen en los demás; nuestra vida debe ser un ejemplo para los demás. Vívelo; no hables de ello. No seas un político, ser un hacedor. Es así como podemos decir que Yeshua cumplió su papel de mesías. Llevó Torá a toda la humanidad, a pesar de que el cristianismo y el judaísmo ortodoxo, no están de acuerdo que es para todo el mundo. Ambos están equivocados. Sólo hay un Dios y Él nos dio Su Torá para que podamos estar en una verdadera relación con él. En lo que nos da la oportunidad de hacer teshuvá; hacer las cosas bien cuando hemos hecho mal; para empezar de nuevo. ¡Nuestro Dios es el Dios del comenzar de nuevo!