¿las virtudes de Abraham o de Sodoma?

Parashá Vaierá 20 Jeshvan 5871

Esta Parashá igual que todas las porciones de la Torá nos habla de tanta riqueza útil para la vida. וַיֵּרָא Vaierá, significa: “Él apareció”. Como seres humanos tendemos a tratar de encuadrar a Dios a nuestra forma y concepciones, ¡Cuántas veces he escuchado estas frases!: “Esto es de Dios, esto no es de Dios”, Dios se manifiesta “así”….. Dios no se manifiesta “asa”, etc. Siempre tratando a Dios como un objeto y no como un sujeto. Dios se aparece en esta Parashá de maneras que antes no se “había” aparecido. Se aparece en situaciones para ejercer bondad, misericordia, para mostrar temor al cielo, para ejercer justicia, para probar, para cursar un nuevo rumbo a la humanidad con los “aparentes errores” -digo aparentes, porque Dios no permite nada que no sea para nuestro bien-, a nuestro entender de Amón, Moab, Ishamel, Labán, Abimelec, Sodoma, Gomorra, los enviados del Eterno, entre muchos personajes de esta historia fueron negativos, pero veamos quiénes salieron de ellos: de Moab proviene Ruth (fue la madre de David y de Yeshúa); de Amón proviene Na´ama quien fue esposa de Shlomo y madre Rejavam, de Labán viene de Rivka e Israel, los hijos de Ishamel salvaron a Yosef del pozo, etc. lo que nos hace concluir que ellos cumplieron un propósito que está más allá de nuestro entender. Entre todas estas “coincidencias” aparece Dios, de manera explícita u oculta, especialmente cuando se trata de nuestro presente sin conocer nuestro futuro.

En esta oportunidad, mientras estudiaba la porción, me pregunté: ¿cómo es que un Dios tan bueno y misericordioso pueda decidir exterminar a un pueblo? Para mi decepción, no hallé una respuesta satisfactoria explicando a cabalidad cómo Dios decide destruir literalmente con fuego a estas ciudades siendo un Dios de amor. Sin embargo, encontré dentro del Tanaj, Talmud y Escritos Mesiánicos ciertas preguntas que me llevaron a ciertas conclusiones:

  1. Sodoma era la capital de un distrito que abarcaba 5 ciudades: Sodoma, Amorá, Adma, Tzvoim y Tzoar.
  2. Bereshit 13: 13: “Mas los hombres de Sodoma eran malos y pecadores para Hashem, en demasía”. ¿Por qué eran corruptos? El Midrash dice que su mal venía de su riqueza, ya que la zona era extremadamente fértil. El resultado de la abundancia de la que gozaba la población de Sodoma no incrementaba su gratitud hacia Hashem – sino todo lo contrario – confiaban en sus riquezas y despreciaban la autoridad de Hashem. El egoísmo no permitía ejercer el bien al prójimo.
  3. Yirmiau 23:14 ‎“Y entre los profetas de Jerusalén he observado cosas terribles: cometen adulterio, y viven en la ‎mentira; fortalecen las manos de los malhechores, ninguno se convierte de su maldad. Todos ellos ‎son para mí como Sodoma; los habitantes de Jerusalén son como Gomorra”‎
  4. Yechezkel 16:47-51 “No solo has seguido su conducta, sino que has actuado según sus prácticas repugnantes. En poco tiempo llegaste a ser peor que ellas. Yo, el SEÑOR, lo juro por mí mismo: ni tu hermana Sodoma ni sus aldeas hicieron jamás lo que tú y tus aldeas han hecho. Tu hermana Sodoma y sus aldeas pecaron de soberbia, gula, apatía, e indiferencia hacia el pobre y el indigente. Se creían superiores a otras, y en mi presencia se entregaron a prácticas repugnantes.”
  5. Ekhah 4:6 “Porque se aumentó la iniquidad de la hija de mi pueblo más que el pecado de Sodoma”
  6. ‎2 pedro 2: 7-8. “‎Por otra parte, libró al justo Lot, que se hallaba abrumado por la vida ‎desenfrenada de esos perversos‎. pues este justo, que convivía con ellos y amaba el bien, día tras día sentía que se ‎le despedazaba el alma por las obras inicuas que veía y oía‎”
  7. Abraham supuso que debía haber por lo menos diez justos en Sodoma, pero Hashem le dijo que no había siquiera diez justos.
  8. Rav Itzjak Bérkovits explica que las personas de Sodoma creían que hacer jésed (bondad) ‎con otra persona constituía un acto de crueldad. ‎Consecuentemente, instituyeron un grupo de leyes y castigos que evitaban que ‎el jésed destruyera la sociedad.

En otras palabras, dice el rabino Chemi, que cuando hay manifestación más fuerte de luz, hay manifestación más clara de oscuridad. Cuando en el mundo la luz es tenue o es gris el día, no se logra visualizar lo que siempre ha estado allí, esas imperfecciones. Un ejemplo, en los sets de estudios de grabación previo a salir al aire, maquillan a los presentadores, y buscan ubicarlos frente a un espejo con mucha luz y claridad, ya que las imperfecciones de su rostro -por así llamarlo- relucen de mejor manera en esta luz y les permiten “corregir” estos defectos que no se corregirían si se exponen a una luz tenue, pregunta, ¿esta imperfección siempre ha estado allí? Seguramente sí, lo que sucede es que se puede visualizar mejor ante la exposición de luz adecuada.

Esta Parashá, Sodoma representaba lo antagónico de Abraham, lo opuesto literalmente. Abraham nos enseñó el camino para no convertirnos en Sodoma a través del Jésed:
a) Jesed no es sólo bondad, es una bondad activa según entiendo. Las personas pueden estar llenas de buenos sentimientos, pero sin llegar a concretar nada para el prójimo
b) El jésed, por otro lado, opera de forma independiente a la necesidad. Es algo ‎que late en el corazón y exige expresión el deseo de dar, de hacer que el mundo sea un lugar mejor ofreciendo nuestra ‎ayuda‎

¿Cómo aprendemos esto en la práctica? quisiera traer algo escrito por la Rebetzin Esther Jungreis:
a) Bikur Jolim – Visitar al enfermo. La palabra bikur (visita) está relacionada con bikóret ‎‎(investigación) para enseñarnos que, al visitar a una persona enferma, debemos investigar y ‎entender cuál es la mejor forma de ayudar al paciente y a sus familiares. La palabra bikur ‎también se relaciona con bóker (mañana), recordándonos llevar alegría y brillo con nuestra ‎presencia y no partir de la presencia del enfermo sin pronunciar una plegaria para su ‎recuperación.
b) hajnasat orjim, recibir invitados. transformamos nuestro hogar de una simple residencia a una ‎morada espiritual en la que compartimos las bendiciones de Dios.‎
c) La jupá – el modelo de Abraham para el hogar judío: La tienda de Abraham estaba ‎abierta en las cuatro direcciones, para que fuera accesible desde cada una de ellas. ‎
d) Entusiasmo: Abraham corrió para recibir a sus invitados. Atender a las necesidades de los huéspedes personalmente y no delegado a otros.
e) Decir poco, hacer mucho: Abraham invitó a sus invitados a recibir “un poco de agua” y ‎comer “un bocado de pan”, pero al final fue un banquete el que comieron.
f) Agradecer a Dios por todo, bueno y aparentemente malo.
g) Acompañar a los invitados al salir del hogar.
h) Las responsabilidades de los invitados: Debemos intentar mejorar el shalom bait (paz y armonía) ‎de quienes nos hospedan, alabando a un esposo ante el otro.‎
i) ‎Rezar por los demás: “A quien reza por otra persona cuando necesita lo mismo, se le ‎responde primero”. Dios le dio a Sara un hijo después de que Abraham rezara para ‎que Abimelec fuera bendecido con hijos.

Así que, ¿qué estamos sembrando? ¿las virtudes de Abraham o de Sodoma? Lot decidió por Sodoma por ir tras el deseo de sus ojos, por buscar riqueza, y salió de Sodoma sin un cinco, sin esposa, con una familia disfuncional y convirtiéndose en motivo de vergüenza futura por sus actos. Abraham, decidió responder al llamado del Eterno y Dios cumplió su promesa dándole muchos hijos, además de bendición económica.

Concluyo que Dios ejecutó a través de su atributo de justicia la acción de destrucción, pero Él no destruyó a Sodoma, Sodoma con sus acciones y conducta se destruyó a sí misma, ellos fueron la causa de su juicio.

¡Shabbat Shalom!

Mauricio Quintero