Blog Noé 11 de Jeshvan de 5780 בלוג נֹחַ, י”א חשון תש”פ

Noé fue llamado un hombre justo en una generación que estaba llena de maldad. Nuestros sabios dicen que si hubiera nacido en la época de Abraham Avinu, no podría ser comparado con él. Considero que las Escrituras nos dan dirección y propósito en la vida. Para mí, el Boré Olam que es omnipotente y omnisciente nos trajo estas narraciones para darnos principios para que podamos vivir. Cuando un burro cae en un agujero en su camino, siempre lo recordará y nunca volverá a entrar en ese agujero. Parece que un burro es más listo que nosotros. ¿Cuánto más inteligente es el Boré Olam? ¿Por qué entonces el Creador, quien dijo que estaba harto de la humanidad, continuaría dándonos otra oportunidad?

A los humanos se les dio libre albedrío, lo que incluye asumir la responsabilidad de nuestras elecciones. El Yetzer Ra’ y el Yetzer Tov, (la mala y buena inclinación dentro de nosotros), es lo que corresponde a nuestra naturaleza. A lo largo de la historia, nuestra naturaleza ha sido elegir lo incorrecto, pero ¿es eso necesariamente tan malo? Hay una expresión, la codicia es buena y esta codicia dentro de nosotros nos obliga a seguir adelante. Si podemos dominar ese aspecto de nuestro ser, es sorprendente cuánto podemos lograr para bien. La luz significaría poco si no hubiera oscuridad. Hay una lucha constante por mantener el equilibrio en nuestras vidas. Israel significa “luchar con Dios”.

¿Qué fue lo primero que Noé plantó después del diluvio? Un viñedo y se emborrachó. ¿No fue el Creador lo suficientemente inteligente como para saber que los humanos fallaríamos continuamente? ¿Por qué tuvo tanta paciencia infinita? Es difícil para nosotros verlo desde Su perspectiva, pero creo que Él quiere que aprendamos de nuestros propios errores y que elijamos regresar a Él. No nos creó para ser esclavos; de hecho, después que nos dio los Diez Mandamientos, lo primero que habló fue contra la esclavitud. Lamentablemente, los humanos preferimos ser dominados que ser responsables de nosotros mismos. Es por lo que el sistema de bienestar es tan popular y el comunismo fue aceptado por millones porque la gente prefería que el gobierno tomara todas las decisiones por ellos. Esto es como vender nuestras almas a un sistema. Es por eso que las religiones son tan populares y por qué han podido acumular tanto poder y riqueza.

¿Qué tiene esto que ver con Noé? Bereshit 6:11 dice: “Dios vio que la tierra era corrupta y llena de violencia”. La palabra para violencia en hebreo es “Hamas – חָמָס”. Dios iba a destruir todo incluyendo animales y vegetación, no solo la humanidad. ¿Por qué tendría que destruir todo lo que creó en la tierra? La Torá no nos da todas las respuestas. El Boré Olam nos dio un cerebro y quiere que pensemos por nosotros mismos y no permitamos que otros piensen por nosotros. Somos responsables de nuestras acciones y cosechamos las consecuencias. Aquí el Creador le estaba haciendo saber a Noé que las acciones del hombre eran destructivas y habían infectado todo lo que vivía en la tierra. Hoy el medio ambiente se ha convertido en un dios. Las mismas personas que quieren salvar a las ballenas favorecen matar a los no nacidos. Esta es la generación más inmoral desde la época de Noé. Los principios de la Torá están siendo erradicados. Los hombres vuelven a ser violentos…Hamas.

La libertad viene con responsabilidad. Noé fue el ejemplo de un hombre que era menos malvado que los demás de su generación y nos muestra que el Creador quiere darnos la oportunidad de renovarnos. Podemos hacer teshuvá, volver a Él. La Torá repite la idea de diez generaciones que es 40 (una generación) por 10. Esto significa que cada décima generación o 400 años, habría cambios dramáticos en la tierra. Una vez más, estamos entrando en una época de autodestrucción del hombre, sin embargo, muchos dicen que somos progresivos, de mente abierta y estamos mejorando. Significa que podemos hacer lo que queramos y no necesitamos preocuparnos por nadie más que por nosotros mismos.

En Génesis 11 llegamos a la historia de la Torre de Babel, donde los idiomas se confundían en un momento en que el hombre tenía un propósito singular: hacerse un nombre, pero ¿con quién competían? Obviamente, el Creador. Él había querido que la humanidad se multiplique y llene la tierra, pero aquí, en el versículo 4, leemos: “para que no nos dispersemos por toda la tierra”. Desde el principio, hemos ido constantemente en contra de las instrucciones del Creador.

¿Qué podemos extraer de estas narraciones? Cuando la intención del hombre es hacer el mal, se une en ese propósito. Cuando el hombre quiere hacer el bien, siempre hay división. La Torre de Babel nos muestra la entronización del hombre como dioses, el comienzo del humanismo. Todos sus dioses han tenido rasgos humanos. Esto ocurre mientras hablamos, incluso si nos negamos a verlo. Lo queramos o no, somos responsables el uno del otro en esta tierra. Esta porción nos está enseñando sobre el deterioro de la humanidad porque queremos más de lo que tenemos. El Creador nos dijo que las cosas que quiere que sepamos, nos las ha revelado y las cosas secretas le pertenecen solo a Él. Sin embargo, estamos más interesados en perseguir las cosas que no son para nosotros y las cosas que necesitamos dominar, ignoramos porque decimos que son demasiado simples.

Noé significa “comodidad”. El Creador quiere que tengamos una vida cómoda, pero estamos en una lucha constante debido a la violencia dentro y alrededor de nosotros. Si permanecemos claros, abiertos, honestos y defendemos lo que es correcto; si podemos dominar nuestra naturaleza, la bestia interior, tenemos la oportunidad de cambiar las cosas. ¡Aquellos que caminan con Dios como lo hizo Noé, pueden hacer la diferencia en este mundo!