Blog Vayajel Piqudei 25 de Adar de 5780 בלוג וַיַּקְהֵל פְקוּדֵי, כ”ה אדר תש”פונתחזק

חזק חזק ונתחזק ¡Jazaq! Jazaq! V’nitchazeq!

En este momento que estamos leyendo esta doble porción Vayajel Piqudei, que es el final de Shemot, como se hace con cada libro en la Torá, decimos: חזק חזק ונתחזק ¡Jazaq! V’nitjazeq! ¡Sé fuerte! ¡Sé fuerte! Fortifícate! ¡Cuán pertinente es para nosotros hoy!

Aquí se destaca nuestra importancia para el Boré Olam. Vayajel proviene de la palabra kahal, para reunirse. La porción comienza con el Shabat. Debido a esta pandemia de Covid19, muchas personas que nunca se habrían quedado en casa en Shabat se ven obligadas a tomarse este día libre. Las madres y los padres aprenderán una vez más cómo estar con sus familias. Para aquellos de nosotros que nos reunimos vía de internet, somos una asamblea virtual bajo la cobertura de nuestro Creador. El Shabat no es para el Creador; fue hecho para nosotros. Nuestros sabios dicen que el Shabat es lo que guarda a su pueblo; No es su pueblo que guarda al Shabat. Este es un oneg (עונג) – un momento alegre, placentero. Para aquellos de nosotros que guardamos el Shabat, existe el entendimiento de que cubrimos a aquellos que no lo guardan. Así de importante somos para Él.

Si confiamos en el Creador, no tenemos que entrar en pánico. Simplemente tenemos que seguir las instrucciones establecidas para nosotros por las autoridades. Por primera vez, el mundo se está uniendo para ayudarse mutuamente en lugar de buscar formas de destruirse mutuamente. El Creador nos está enviando un mensaje desde lo alto para hacernos conscientes de Él. Es cierto que le hemos fallado. Tal vez hemos sido demasiado lentos en tomar medidas o en defender Sus Principios para mantener la paz. Somos cada luz para el mundo. Es mi oración que no caigamos en la desesperación y el miedo; Necesitamos levantarnos y seguir adelante. Hay muchos a quienes les preocupa cómo podrán pagar su renta o hipoteca. Mantengámonos juntos y ayudémonos unos a otros en estos tiempos difíciles. No estamos solos. Si tienes miedo, comparte tus miedos y se dividirán. Si Dios está con nosotros, ¿quién puede estar en contra de nosotros?

Estas dos porciones hablan de ser congregados y contados de la manera correcta. Nos advierten que no usemos mal lo que el Creador nos ha dado, sino que lo usemos para ayudarnos mutuamente. Moshé quería asegurarse de que todo lo que recibió fuera contado y utilizado. Nunca se guardó nada para sí mismo. Los líderes de hoy son todo lo contrario. Entran en sus posiciones políticas sin nada y se van como multimillonarios. ¿Cómo pueden estar sirviendo a la gente? Hay varios principios que se pueden aplicar hoy. Eligió a Betzalel y Oholiav, a quienes llenó de sabiduría y les dio las habilidades para hacer lo que fueron llamados a hacer. Oholiav sabía cómo usar sus manos y Betzalel sabía cómo supervisar y dirigir el trabajo, pero nadie en Israel se quedó fuera. Todos participaron en la construcción del Mishkán. Cada uno de nosotros es muy importante, especialmente en este momento cuando podemos sentirnos solos.

Lea el Salmo 91 que habla sobre la promesa de nuestro Creador a su pueblo. Él es nuestra cobertura virtual. Somos un pueblo y una comunidad. Lo importante a recordar es que tenemos una responsabilidad tal como está escrito en 2 Crónicas 7: 14-15: 14 “Si mi pueblo, sobre el cuál mi nombre es invocado, se humillare, y oraren, buscaren mi rostro y se volvieran de sus malos caminos; entonces oiré del cielo, perdonaré sus pecados y sanaré su tierra. 15 Ahora mis ojos estarán abiertos, y mis oídos prestarán atención a la oración que se hace en este lugar.” יד וְיִכָּנְעוּ עַמִּי אֲשֶׁר נִקְרָא-שְׁמִי עֲלֵיהֶם, וְיִתְפַּלְלוּ וִיבַקְשׁוּ פָנַי, וְיָשֻׁבוּ, מִדַּרְכֵיהֶם הָרָעִים – וַאֲנִי, אֶשְׁמַע מִן-הַשָּׁמַיִם, וְאֶסְלַח לְחַטָּאתָם, וְאֶרְפָּא אֶת-אַרְצָם. עַתָּה, עֵינַי יִהְיוּ פְתֻחוֹת, וְאָזְנַי, קַשֻּׁבוֹת – לִתְפִלַּת, הַמָּקוֹם הַזֶּה

Levantemos nuestras voces juntas para que Él nos sane y sane nuestra tierra. Puedo ver que las personas que viven en Israel están sufriendo, pero también se están uniendo más que nunca. Incluso los dos partidos políticos que estaban luchando uno contra el otro están tratando de unirse en un propósito común. Esto hubiera sido imposible sin las circunstancias actuales. Que el Señor nos bendiga y nos haga conscientes de Su Presencia y que aquellos que lo nieguen comprendan que hay algo más grande detrás de todo lo que está sucediendo en el mundo hoy. Tenemos esperanza, así que no caigamos en el modo de pánico en el que creemos que no hay esperanza. Los amigos míos que han sobrevivido al holocausto me dicen que esta situación no es nada en comparación con lo que pasaron. Lamentablemente, los medios no ayudan, pero en realidad lo empeoran. Manténgase en contacto y asegúrese de cuidar a sus vecinos.

Recuerde y repita las palabras que decimos al final de la lectura de cada libro en la Torá: חזק חזק ונתחזק ¡Jazaq Jazaq! ¡V’nitjazeq! ¡Sé fuerte! ¡Sé fuerte! ¡Fortifícate!