Blog Vayera 18 de Jeshván de 5780 בלוג וַיֵּרָא, י”ח חשון תש”פ

Varias palabras aparecen una y otra vez en esta parte Vayerá: aparecen, ven, buscan enfatizar un principio para nosotros de nuestro Creador. A veces nos pasan cosas que nos hacen abrir los ojos. La fe ciega no es lo que Boré Olam quiere de nosotros. No es fácil para mí creer; ¡Incluso dudo de mi propia sombra! ¿Qué significa cuando la Torá dice: Dios apareció o vimos? No somos solo seres materiales. ¿Has podido ver tus pensamientos o la fisicalidad de tus palabras? Cuando finalmente entendemos algo, gritamos “¡Oh, ahora veo!”

Estas historias en la Torá están llenas de significado mucho más allá del sentido literal. Por ejemplo, hay un Midrash sobre los tres ángeles, Mijael significa Quién es como nuestro Dios, el más grande de los ángeles y Gabriel de la palabra hebrea gibor, el poderoso, la cabeza de los ejércitos del Señor y Rafael, el sanador, el médico. Nos muestran cuánto se preocupa el Creador por su pueblo. El Midrash dice que estos tres ángeles visitaron a Abraham al tercer día después de su circuncisión, cuando sufría más. A pesar de esto, en el gran calor del día, Abraham les muestra la mayor hospitalidad. Nuestros sabios tienen dificultades con esta porción porque Abraham llamó a sus sirvientes para matar a un ternero y servirles leche y mantequilla. Intentan explicar las incongruencias entre la Torá y sus Midrashim diciendo que Abraham olvidó las leyes de Kashrut o que era solo un sueño. La Torá, sin embargo, nos dice tres veces, dos veces en Éxodo y una vez en Deuteronomio (Éxodo 23:19, 34:26 y Deuteronomio 14:21) “no hervirás a un niño en la leche de su madre”. Esto está hablando de idolatría y misericordia; no tiene nada que ver con la ley de kashrut hecha por el hombre que ha causado mucha división en el judaísmo.

Esta es una parte muy difícil de entender para nosotros. Vemos en la última parashá a Abraham luchando mucho cuando Sarah lo obligó a deshacerse de Ismael; después de todo, ¿no era él también su hijo? Siempre es importante comprender los tiempos en que se contaron estas historias. Por ejemplo, el Código Hammurabi establece que si expulsa a una esposa y un hijo, ese hijo no puede heredar del padre. Esto es probablemente lo que Abram creía en el caso de Ismael. El Creador, sin embargo, le dijo que escuchara a Sarah. ¿Cómo pudo Abraham haber permitido esto?

“Vemos” que Abraham intercedió por Lot, que estaba lejos de ser justo, y por Sodoma y Gomorra, quienes habían alcanzado el máximo nivel de inmoralidad. Aquí está claro “ver” el poder de la oración intercesora a través del cual Avraham Avinu pudo salvar a su sobrino Lot. Es por eso que nosotros en el judaísmo creemos en los méritos de los hombres justos que nos precedieron. Pero permaneció en silencio cuando se trataba de luchar por sus propios dos hijos. Al final de esta porción, Abraham (según nuestros sabios) pasaría por la última de sus diez pruebas por el Creador, el “Aqueda”, la atadura de Isaac donde pasó con gran éxito.

El mayor don que nos dio el Creador es el libre albedrío, que nos hace responsables de nuestras acciones. El Creador eligió a Abram no por quién era, sino porque conocía su corazón y sus intenciones. Vio a un hombre que quería hacer lo correcto “en su generación”. Abraham no era sobrehumano; cometió muchos errores, pero siempre se mantuvo fiel a su vocación. Estaba en una relación cercana con el Creador y siempre estaba listo para aprender de Él. Todo lo que pudo lograr se debió a nuestro Creador, incluso cuando eligió erróneamente y falló. Esto nos muestra cuánto nos permite nuestro Creador utilizar nuestro libre albedrío y que Él siempre estará con nosotros a pesar de nuestras malas decisiones.

La conclusión es que hemos formulado ideas teológicas a las que nos aferramos en lugar de permitir que el Creador nos muestre sus caminos. Quedamos atrapados en minucias en lugar de retroceder para ver la imagen más grande. La clave de esta parashá es “aparecer, ver, mirar”. Él quiere que veamos, que comprendamos sus deseos para nosotros como seres humanos. El peor enemigo de la humanidad es el hombre mismo. Somos responsables de nuestro comportamiento. Sí, hay personas malvadas en el mundo, pero el resto de la humanidad les permite salirse con la suya al decir y no hacer nada.

Esta porción nos muestra que las promesas de Dios perduran para siempre. Puede que no los veamos fructificar en nuestra vida, pero podemos saber que algún día se cumplirán. El Creador le prometió a Abraham que sería el padre de muchas naciones y que su simiente sería una bendición para todos. Sabían que Isaac era la semilla de la promesa, pero Sarah se rió cuando escuchó que sería una madre a los 89 años. ¿Cómo respondió Dios? “¿Hay algo imposible para el Creador?” Abraham entendió esto cuando llevó a Isaac al Monte Moriah para ser ofrecido a Dios. Cuando estamos seguros de que Dios cumplirá sus promesas con nosotros, podemos hacer lo que sea necesario y construir nuestra confianza en el Creador. Pongamos nuestra Fe, Emuná en acción, para convertirnos en Confianza, Bitajón como lo hizo Abraham. Creer no es ciertamente fácil, pero a lo largo de los años el Creador nos ha demostrado cuán real es a través de nuestra visión espiritual. Estoy seguro de que si miras hacia atrás en tu vida, puedes ver cómo Dios se te ha aparecido de muchas maneras. Tengamos eso en mente y en nuestros corazones mientras continuamos nuestra caminata diaria con Él.