Blog Va’era 28 de Tevet de 5780 בלוג וָאֵרָא, כ”ח
טבת תש”פ

En esta parashá, Va’era, que significa “Él apareció”, el Creador se le apareció a Moshé y le dijo que se había dado a conocer a sus antepasados como El Shaddai, que tiene la idea de nutrirse como una madre que amamanta (shad significa pecho) pero ahora los israelitas lo verían como יהוה Yud Heh Vah Heh, el Dios de la acción. Esta sería una guerra entre los dioses de los egipcios y el Dios de los hebreos. Moshé y Aarón serían los portavoces de יהוה y Faraón se representaría a sí mismo como un dios. El mundo pronto sería testigo de las acciones del Dios verdadero. En el proceso, Israel recuperaría su esperanza perdida mientras Faraón aprendería a ser humilde. Tanto los hebreos como los egipcios estarían uno al lado del otro y su carácter se definiría según las circunstancias.

El Boré Olam creó a todos los seres humanos y luego formó al pueblo de Israel en la tierra. Somos cada uno de Sus hijos a pesar del hecho de que muchos se odian. Tanto el hebreo como el egipcio llegarían a “conocerlo”. “YHVH luego le dijo a Moisés: ‘Levántate temprano en la mañana y confronta a Faraón. Dígale: “YHVH, Dios de los hebreos, dice esto: deja que mi pueblo vaya y me adore. Por esta vez voy a infligir todas mis plagas en ti, en tus funcionarios y en tus súbditos, así puedas saber que no hay nadie como Yo en todo el mundo. Si hubiera extendido mi mano para golpearte a ti y a tus súbditos con peste, habrías sido barrido de la tierra Pero te he dejado sobrevivir por este motivo: para mostrar mi poder para ti y que se hable de mi nombre en todo el mundo “(Éxodo 9:13 – 16) ¿Cuánto más claro puede ser?

¿Por qué Dios no sacó a los israelitas de un solo golpe o simplemente mató a Faraón? ¿Por qué pasar por todo esto? La Torá nos enseña principios a través de estas historias. El Creador se limitó a sí mismo para que pudiéramos ejercer su don de bejirah jofshit, libre albedrío. En Ex. 9:12, parece ser lo contrario en el caso de Faraón. “Pero YHVH hizo que Faraón se pusiera terco y, como YHVH había predicho a Moisés, no los escuchó”. Muchas personas creen que viven completamente bajo la Voluntad de Dios haciéndolo responsable de todo lo que hacen. He trabajado como consejero en UCDD (Unidad de Centro de Dependencia de Drogas). Aquellos que admiten que tienen un problema lo hacen bien, pero aquellos que piensan que todos los demás son el problema, no ellos, no aceptarán ayuda. Faraón estaba tan lleno de orgullo que no podía escuchar a nadie, incluso cuando su propio pueblo le dijo que dejara ir a los israelitas o todos serían destruidos. ¿Cómo es posible llegar a personas así? Lo único que hace que alguien cambie o solicite ayuda es cuando las circunstancias se vuelven tan difíciles que no tienen otra opción.

El obstinado orgullo de Faraón lo hizo tan egoísta que ni siquiera le importó lo que le sucedió a su pueblo. En el próximo parashá, Bo veremos que finalmente tuvo que cambiar de opinión cuando le llegó a casa con la muerte de su hijo. ¿Cuándo abriremos los ojos para examinar las áreas que no estamos haciendo bien? Creemos que, si no lo solucionamos, simplemente pasará. Incluso la persona más justa no impresiona al Creador con un comportamiento superficial. El conoce nuestros corazones. Él conocía las intenciones de Faraón. Las diez plagas indican la destrucción total de los dioses de Egipto. Cuando nos abrimos a nuestro Creador, Él nos mostrará las áreas en las que necesitamos mejorar. Nos mentimos muy bien a nosotros mismos, pero debemos dejar de ser esclavos de nuestro ego, nuestro orgullo. ¡No vivamos por las apariencias sino seamos reales!

El Creador no solo quería liberar a Israel del faraón, sino que también quería liberar a los egipcios. Cuando tenemos visión de túnel, es difícil ver la imagen completa. ¿Qué nos está enseñando esto hoy? ¿Te has preguntado “a qué estoy apegado para que no pueda soltarme?” Eso no implica solo cosas superficiales; estamos apegados a nuestro estado, nuestra imagen, nuestro nombre, superstición, comportamiento adictivo, miedos profundamente arraigados. La esclavitud emocional es bastante sutil y elimina lentamente nuestra capacidad de tomar nuestras propias decisiones. Las personas adictas piensan que pueden dejar su adicción en cualquier momento, pero solo se están engañando a sí mismas. Faraón era terco y continuó este patrón hasta que perdió su capacidad de cambiar. ¿Estás en el umbral cuando todavía existe la posibilidad de cambiar pero insistes en esperar? El cambio debe suceder hoy, no espere hasta mañana para que el mañana nunca llegue. El Creador estaba mostrando a Israel y al Faraón y que quería liberarlos para que fueran ellos mismos, hechos a su semejanza e imagen. Quería que ejercieran su libre albedrío: bejirah jofshit, para que pudieran ser responsables de sus acciones. La Torá nos enseña que somos responsables y que nadie puede pagar por nuestros errores.

En Pesaj, tenemos una tradición en la que levantamos cuatro copas de vino en referencia a estos versículos en Éxodo 6: 6-7 “Te liberaré del trabajo forzado de los egipcios; te rescataré de su esclavitud y te redimiré con el brazo extendido y poderosos actos de juicio. Te tomaré como mi pueblo y seré tu Dios”. Nuestro Creador no quiere que seamos esclavos de nadie ni de nada. Es más difícil liberarse de la esclavitud emocional que la esclavitud física, que es más visible. Cubrimos nuestra esclavitud emocional y espiritual con buenas intenciones, pero estas crean dependencia. Preferimos permitir que otros nos controlen porque tenemos miedo de cuidarnos a nosotros mismos. Es por eso que todavía hay tantas naciones en el mundo que están gobernadas por dictadores. Incluso aquí, en los llamados países libres, los políticos prometen cuidarnos si les damos nuestro dinero y nuestras vidas. Para la mayoría, es más fácil ser cuidado que ser responsable.

Este libro de Éxodo nos ayuda a crecer desde la infancia hasta la edad adulta. Los que no pueden crecer son los tipos de Faraón que no pueden admitir que hacen algo mal. Cuando pensamos que somos el centro del universo, perdemos la perspectiva de quienes nos rodean. Una dosis de humildad es lo que se necesita. Aceptar nuestros fracasos nos permite mejorar. Cuando somos flexibles, podemos crecer y mejorar, pero cuando somos tercos y nos negamos a cambiar, necesitamos ser quebrados como Faraón.