Blog Shemini 24 de Nisan de 5780 בלוג שְּׁמִינִי, כ”ד ניסן תש”פ

En Parashat Shemini, el octavo día, el Creador estaba preparando a los Cohanim, Aarón y sus hijos para hacer sus funciones de la manera correcta para que la gente pudiera ENFOCARSE en Él. No es fácil cambiar nuestra forma de pensar, ya que nuestro orgullo a menudo nos frena. En Gematria los números tienen un mensaje. Siete representa la finalización, y ocho: un nuevo comienzo. El Shabat termina y comenzamos una nueva semana en el octavo día. La inauguración del Mishkán tuvo lugar el octavo día con el pecado del becerro de oro ya, muy lejos de ellos. La gente estaba entusiasmada con este nuevo comienzo, pero luego los dos hijos mayores de Aarón, Nadav y Abihu decidieron dejar el protocolo del Creador y sufrieron las consecuencias. Nadie sabe exactamente por qué fueron fulminados, pero veamos el principio aquí. Creemos que podemos hacer lo que queramos, cuando y como lo queramos, sin consecuencias, pero debemos entender que no somos el centro del universo, el Creador sí. Nuestra sociedad funciona porque todos tenemos roles diferentes a pesar de que tenemos el mismo valor a su vista. Lo mejor es encontrar nuestro propósito en esta vida y saber que somos importantes en este mundo. Israel se estaba haciendo especial, santo, separado o apartado con un propósito. La santidad no se trata de ser mejor que otros.

Israel era una nación joven en el proceso de aprender a seguir al Creador y dejar de lado el lavado de cerebro que habían recibido durante sus cientos de años en Egipto. Nuestro medio ambiente también nos ha lavado el cerebro. El Creador es como un padre misericordioso que nos lleva paso a paso hacia la autoconciencia y nos coloca en el camino correcto. Él nos da instrucciones, la mayoría de las cuales necesitamos entender, obedecer y hacer. Abram dejó a Harán y siguió al Creador solo por fe (emunah), pero aquí estábamos formados en un pueblo que necesitaría actuar sobre esa fe y convertirla en confianza (bitajón). La salida de Egipto nunca se repetiría; Nos guiaba por el fuego por la noche y las nubes por el día. Debíamos centrarnos en el presente, dejar atrás el pasado y dirigirnos hacia el futuro.

Levítico 11 describe todos los animales y peces que no eran aptos para el pueblo de Israel para comer. ¿Sabes que la palabra “kosher” no aparece en ninguna parte de la Torá? Se encuentra solo una vez en Ester 8: 5, donde significa “correcto, adecuado o permisible”. En los últimos 3 versículos de este capítulo, Dios dijo: “sé santo como Yo soy Santo” significa “sé apartado como Yo soy apartado”, y Moshé habla de בֵּין הַטָּמֵא וּבֵין הַטָּהֹר entre tamei y tahor, (inmundo y limpio, propio o impropio, presentable o no presentable). ¡Estos elementos se enfatizan en la vida religiosa en la que las personas se sienten mejor que otras porque son santas o limpias, son mejor que las demás! Esta actitud de orgullo es totalmente opuesta a la humildad que el Creador quiere de nosotros. Acabamos de terminar Pesaj un festival en que debemos eliminar la levadura (orgullo) en nuestros corazones, sin embargo, seguimos siendo religiosos e inflados porque menospreciamos a otros que ciertamente no son tan buenos como nosotros. El Creador quería que Israel fuera diferente para traer algo especial a este mundo. Algunos piensan que comer solo alimentos que son “kosher” los hacen más ‘santos y saludables’, ósea, ¡mejor que los demás! No hay verdad en esto. ¿Elegiría el Creador a Israel solo para comer lo sano, mientras que el resto de su creación moriría de comida poco saludable? El Creador dio estos requisitos de alimentos en ese momento simplemente para separar a los israelitas (para hacer a Israel “Santo”) con un propósito.

Hoy el Creador quiere diferenciarnos del mundo, para mostrarles que hay una mejor manera. Las religiones dependen de nuestros miedos, tabúes e ignorancia para mantenernos cautivos. Temor de no poder ser enterrado en su cementerio o de ser expulsado de la comunidad. Hoy la separación es completamente diferente a la hora de formar la nación hebrea. Hoy estamos separados no por cómo nos vestimos o comemos, sino por nuestro comportamiento moral. El Creador no quiere que nos juzguemos porque tenemos un solo Juez. Hoy debemos llevar el principio de la Torá a los demás. Nadav y Abihu trataron de hacer su propia Torá sabiendo que el Creador dijo que no agregaran ni quitaran Sus instrucciones.

Cada uno de nosotros tiene un papel que desempeñar en la sociedad y nos distinguimos por una sola cosa, por nuestra moralidad. Es fácil ser decir que tenemos un corazón sangrante que amamos a todos, pero esa es la mayor mentira. Necesitamos ser un ejemplo para los demás por cómo vivimos. Nuestro “sí debe ser sí y nuestro no para ser no”, como nos dijo nuestro maestro Yeshua. Eso significa que si dices que harás algo, entonces estás obligado a hacerlo. Los Diez Mandamientos contienen todo lo que necesitamos hacer o no hacer. Hablar es barato. Israel sigue siendo un pueblo que da más a los demás. Estamos hechos para dar más que para recibir. Cuando hacemos algo mal, tenemos que corregirlo. Después de que Nadav y Abihu murieron, en Lev10: 3 ‘‘Entonces Moisés dijo a Aarón: ‘Esto es lo que el Señor ha dicho: Entre los que están cerca de mí seré santificado, y delante de todo el pueblo seré glorificado’. Y Aarón mantuvo la paz”. Moisés y Aarón entendieron que cuanto más se nos da, más se nos exige. Si seguimos al Creador, aprendemos que no podemos aparentar ‘ser más santos que los demás’, porque Él sabe exactamente quiénes somos. Hagamos más y hablemos menos. Los valores morales de hoy se han invertido, pero tenemos que hablar sabiendo que la mayoría no siempre tiene la razón. Hoy Israel quiere ser como las otras naciones, pero ya no podemos ser como el resto del mundo; necesitamos ser genuinos y defender lo que es verdad, incluso si no es popular.

Es un llamado único para ser parte del pueblo de Dios. No es fácil. No seremos abrazados, besados o aceptados, especialmente cuando hablamos la Verdad. ¿Preferimos ser como Nadav y Abihu y hacer nuestras propias reglas o seguir los principios del Creador?