Blog Balaq Tammuz 17 5779 בלוג בָּלָק, י”ז תמוז תשע”ט

La porción Balaq lleva el nombre del Rey Gentil de los Moabitas. Nuestras tradiciones nos enseñan que Bilaam era el nieto de Lavan, el padre de Rebekah. Beor, era el hijo de Lavan, fue el padre de Bilaam. Habiendo venido de la misma área que Avinu Avraham, tenían en su tradición el entendimiento de que “aquellos a quienes bendicen serán bendecidos y aquellos que maldicen serán maldecidos”. Eso nos lleva al mensaje de esta porción y a lo que podemos deducir. nuestras vidas. Bilaam, un arameo fue un profeta gentil del Creador. Cuando consideramos que los moabitas, los madianitas, los edomitas eran parientes lejanos de Israel, podemos ver la universalidad del mensaje. Toda la humanidad está relacionada ya que todos descendemos de los tres hijos de Noé. Esto debe tenerse en cuenta en la forma en que nos tratamos unos a otros.

El rey de Moab se negó a permitir que los israelitas pasaran por su territorio porque estaba preocupado de que “lamerían todo” al pasar. La idea en ese momento era que cada territorio tenía su dios regional que nunca cruzaba las fronteras. Israel, sin embargo, tenía a su Dios que no respetaba las fronteras de nadie; Él estaba en todas partes. Esto creó el miedo producido por las historias de las otras naciones por las que Israel había tratado de pasar, pero nunca con la intención de conquistar.

La historia de Balaq y Bilaam trata sobre cómo la brujería elimina la cubierta protectora del Creador, el único Dios para toda la humanidad. Bilaam hizo un mal uso de su don de profecía para cumplir sus deseos codiciosos. Eso lo repite luego Gehazi, el servidor del profeta Eliseo, ¡y las consecuencias fueron terribles! Cuando el Creador nos da algo que hacer, no debe ser con fines de lucro. Cuando Bilaam vio que no podía maldecir a los israelitas, les dio a los moabitas y madianitas la clave para la caída de Israel. Les dijo que consiguieran que los hombres de Israel realizaran actos de inmoralidad. Si transferimos este mensaje hoy en día, vemos a Israel rodeado de enemigos en todos los frentes. Todos odian a Israel, pero sus peores enemigos son los que están dentro, los que odian a Israel. Sin embargo, las únicas cosas que pudieron salir de la boca de Bilaam fueron bendiciones porque el Creador es el protector de Israel. Lo único que Israel debe hacer es seguir lo que el Boré Olam le dio: Los Diez Mandamientos. Nunca fuimos llamados a ser los mejores, fuimos llamados a servir; nunca fuimos llamados a conquistar la tierra, el Creador ya nos la había dado. A las personas que vivían en la tierra se les pidió que se fueran porque esa tierra estaba reservada para Israel. Ellos no quisieron irse entonces, y no quieren hacerlo ahora.

Balaq lleva una gran advertencia para Israel a la que deseo que escuchen. Cuando Bilaam no pudo maldecir a Israel, les dio a los enemigos de Israel la idea de llevar a los israelitas a la inmoralidad, momento en el cual su Dios los abandonaría. Esto los haría débiles y vulnerables. Pinjás, el hijo de Eleazar el Cohen HaGadol, fue el que intervino destruyendo la inmoralidad entre ellos (Núm. 25: 7-9). Sin embargo, si decimos esto hoy en día, nos llamarán radicales fundamentalistas. La historia enseña que debemos aprender del pasado para no repetirlo. A pesar de eso, hoy Israel es como un pavo real que se jacta de ser de mente abierta. Lamentablemente, ser abierto o progresivo hoy en día es tener que aceptar todo tipo de inmoralidad. La sociedad ha quitado los derechos de los padres a enseñar y disciplinar a sus hijos. Esto ahora pertenece al estado. Aquellos que creen en un Ser Superior se están convirtiendo en una minoría perseguida y se les llama retrógrados porque decimos la verdad. Así es como Bilaam trató de maldecir a Israel.

No soy una persona religiosa. No creo que el judaísmo bíblico sea una religión; es una relación con el Creador. Si tienes padres que te han dado buenas instrucciones, ¿puedes culparlos si te metes en problemas por ser desobediente? Hoy culpamos a todos por nuestros problemas porque no estamos dispuestos a asumir la responsabilidad de nuestras acciones. Cuando Pinjás vio el comportamiento inmoral de Zimri y Cozbi frente a Ojel Moed, la tienda de reunión, no pudo soportarlo y tomó medidas, pero no antes de que 24,000 israelitas murieran en la plaga que el Creador había enviado. Estaban adorando al dios de los cananitas, Baal Peor, el mismo dios de la inmoralidad que la gente está adorando hoy. La sociedad nos obliga a aceptar sus caminos cuando sabemos que están equivocados. Es por eso que grupos como el nuestro se están reduciendo. Estamos llamados a ser una bendición para otras naciones, pero no comprometer nuestros valores porque queremos ser aceptados.

Esta parashá termina tristemente con el personaje de Pinjás. Según nuestros sabios, Pinjás, un hijo de Cohen, no era judío (si seguimos la definición de quién es judío según nuestros sabios, es que su madre es judía. Desde que su padre Eleazar, hijo de Aarón, se casó con una madianita. (Ex. 6:25 “Y el hijo de Eleazar Aarón tomó a una de las hijas de Putiel como a su esposa; y ella dio a luz a Pinjás”…). Menciono estos detalles para mostrarles que aceptamos muchas historias de nuestros sabios que simplemente no son Torá. Eso nos ha llevado al punto en que podemos creer y aceptar, elegir y escoger lo que sea conveniente, pero esto solo nos lleva al desastre. Tomamos todo fuera de contexto, descartando a aquellos que hablan la verdad de la Torá. Hemos reemplazado la moralidad con inmoralidad, aceptando la idea ” del llamado amor”. El final de la parte nos muestra que la inmoralidad puede destruir a una nación entera. Israel nunca puede ser destruido desde el exterior, pero Boré Olam permitirá que Israel sufra las consecuencias de su comportamiento inmoral. Esto ha sucedido muchas veces en el pasado.

Esta es una advertencia a Israel. Hay desunión dentro, sinat jinam (odio gratuito) en lugar de ahavat jinam (amor entre los hermanos). No nos desanimemos. Podemos pensar que es más seguro permanecer callados y no decir nada sobre lo que vemos, pero el Creador nos ha dado un mensaje de verdad y amor que estamos llamados a compartir. Estamos llamados a cuidar a las viudas, a los huérfanos, a los extranjeros entre nosotros, y no debemos perdernos en la inmoralidad y el engaño. Oremos por la paz de Israel, porque esa es la única manera en que el mundo podrá conocer la paz.